Navegar por el Río… barco Humberto M

Un día navegando por la ciudad

Que hay muchas cosas para hacer en Buenos Aires todos los sabemos, pero hacer algo distinto en familia es una buena alternativa para cortar con la rutina. El barco Humberto M ofrece distintos paseos navegando por el Río de la Plata, tanto para residentes como para extranjeros. Es una grata experiencia que a los peques les encanta sin dudas. Si vienen de visita a Buenos Aires es una excursión que merece ser vivida porque van a poder disfrutar de vistas panorámicas de la ciudad. Si viven en Buenos Aires, no duden en convertirse en turistas por un día y embarcarse en esta experiencia inolvidable.

Barco Humberto M

Barco Humberto M

Es una embarcación preparada para paseos turísticos que opera desde Dársena Norte y navega por el Río de la Plata siendo éste, el más ancho del mundo. Su recorrido, si el clima lo permite, es sobre el interior del Puerto y canal costanero del Río de la Plata.

Cuenta con amplio salón para 120 personas y con dos cubiertas en la parte superior, desde donde se pueden apreciar perfectas vistas de la ciudad de Buenos Aires.

Cuenta con audio guía trilingüe y ofrece un almuerzo variado y muy rico, como así también menú vegetariano y libre de gluten.

Paseos y travesías por el río

El barco a Humberto M ofrece paseos diarios de lunes a sábados de navegación con almuerzo a bordo. La embarcación zarpa a las 14:15hs pero pueden ingresar a partir de las 13:00 para poder empezar a disfrutar del almuerzo previamente. Luego de casi dos horas de navegación, regresa a puerto a las 16 horas. El menú incluye una entrada, un plato principal y un postre a elección.

También los miércoles, viernes y sábado desde las 17:30hs el barco brinda el servicio de Atardeceres navegando & Open Bar, con tragos, música y vistas increíbles.almuerzos

 

Embarcarse con niños

En la parte del salón los niños pueden disfrutar del paseo sin inconvenientes, cuenta con baños y el ambiente está bien climatizado.

Para descender al salón hay que bajar una estrecha escalera, no es para nada peligrosa pero el personal aconseja bajar con cuidado y de la mano de los peques por precaución. Por supuesto que no está permitido que los menores suban a cubierta sin el acompañamiento de un adulto.

Nuestra experiencia con ellos ha sido fabulosa. A los niños les gustó el paseo y se pasó más rápido de lo que imaginábamos.

Cómo llegar?

Se ubica en la calle Cecilia Grierson 400, en Puerto Madero, ciudad de Buenos Aires. Se puede llegar en auto y cuenta con un playón de estacionamiento al lado del barco. Lo que lo hace muy cómodo ya que no hay que estar preocupándose previamente dónde estacionar el vehículo.

Para más info pueden ingresar a su página web https://www.humbertom.com/ .

Comunicarse telefónicamente al:

(54 11) 4314-5404/4767

Enviar un correo electrónico a info@humbertom.com

O seguirlos en Instagram en su cuenta @barcohumbertom

Cariló… una escapadita al mar

La costa argentina siempre es una opción para quienes vivimos en dicho país. Desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se llega en un viaje de 4 horas en auto aproximadamente. Es la primera alternativa que se les cruza a la mayoría de los padres a la hora de planificar la primera vacación con un pequeño.

Así al menos lo hicimos nosotros, nos fuimos una semana a la costa en el mes de Septiembre, Joaco tenía tan sólo 5 meses. Si bien hay un montón de alternativas para elegir, muchas veces solemos optar a Cariló y en este post les contamos qué hacer si andan por allí…

Cariló

Siempre es nuestro preferido porque combina la playa con el bosque y eso le da un encanto tan especial que lo hace distinto a cualquier otro balneario. Pertenece al partido de Pinamar y se caracteriza por sus calles de tierras cuyos nombres pertenecen a aves o a flores y que están rodeadas de grandes pinos y árboles.

Sus balnearios son Cozumel, Hemingway (al que siempre vamos), Parador Neruda y Divisadero.

Cariló se convierte en un paseo elegido los días nublados por todos los turistas que andan cerca de allí, es que su centro es hermoso y tiene un encanto particular. A pesar de todo lo lindo que tiene, hay que aclarar que pasear por Cariló con el carro de bebés es prácticamente imposible porque en sus calles hay tierra y arena. De todas formas no se desanimen, pueden usar mochila de porteo, aunque la verdad es que siempre llevamos el cochecito aún siendo toda una odisea su traslado.

Paseos:

Hay muchos paseos bonitos y pintorescos. Con Joaco jugamos a buscar todos los duendes posibles porque siempre se puede encontrar uno en algún local, uno de ellos es el Paseo la Aldea.

También hay un centro comercial en el que se encuentran muchas marcas de ropa reconocidas, tengan en cuenta que no todos los locales están abierto días de semana, fuera de temporada. En el centro hay un lugar con videojuegos para los niños, karting y un trencito que les encanta!

Conocer el Golf Club debe estar en la lista de salidas. Como así también caminar por el bosque o dar una vuelta en auto mirando las mansiones típicas del lugar. Cabe aclarar que Cariló es un lugar de gran poder adquisitivo y generalmente tiene precios más elevados que en el resto de la costa argentina.

Para la provisiones en el mercado de Cariló encuentran todo lo necesario, sobre todo si llueve ya que la salida en dicha localidad puede ser complicada porque muchas calles suelen estar anegadas. Tienen un supermercado de conocida cadena saliendo sobre la ruta.

En cuanto a la atención médica hay una salita muy pequeña para salir del paso, pero en Pinamar hay hospital en caso de necesitar una mayor atención sanitaria.

Algunas opciones para comer: nuestra lista de preferidos

A Mano: es uno de los preferidos por los propietarios de Cariló, suele requerir reservas por la alta demanda. Se come rico y su comida es casera.

La Ventola: es el más pintoresco ya que simula ser un barco. Se destaca por su ambientación pero no siempre está abierto.

Bar de tapas: es nuestro PREFERIDO!!!! Vamos siempre que podemos. Está abierto todos los días del año, te atienden súper bien y las tapas son riquísimas. El lugar es muy acogedor.

Tante: es el clásico de Cariló y dicen que es parada obligatoria para merendar.

Josefa: es un restaurante especializado en pastas. Agradable ambientación.

La Pulpería: si quieren comer carne, no duden en elegir este lugar.

Cozumel: si quieren almorzar con vista al mar, este parador de playa vende muy ricos mariscos.

Opciones para alojarse:

Cariló con niños
Cariló con niños

Hay muchas casas grandes y hermosas en el bosque que están destinadas para alquiler temporario, sus precios son elevados, sobre todo en temporada alta.

La siguiente alternativa son los apart hotel o cabañas muy típicos de esta zona. Se abonan por día y tienen servicios similares a los de un hotel, algunos de ellos cuentan con spa y piscinas climatizadas.

Finalmente hay hoteles como por ejemplo el Marcin que sin dudas es un excelente lugar para hospedarse con niños. Tiene piscina climatizada externa e interna, gran restaurante y desayunador con vista al mar y un sector de juegos para chicos que es muy entretenido.

Para aquellos que no se alojen en Cariló no duden en visitarlo si andan cerca. Pueden ir un día nublado a merendar, como hace la mayoría de las personas o pueden ir un día soleado a disfrutar de sus playas.

Museos en Buenos Aires – Parte 2

Siguiendo con las lista de museos que hemos visitado con los niños, a continuación les contamos la experiencia en los siguientes lugares:

MACBA
MACBA

– Macba: es el museo de arte contemporáneo de Buenos Aires y hemos ido varias veces antes que naciera Joaco y volvimos a ir con él. Siempre exponen obras de artistas contemporáneos que valen la pena disfrutar. Allí conocimos la exposición de los chilenos Cociña y León que nos encantó. Siempre hay obras de vanguardia y el recinto se recorre fácilmente con el carro de niños. Está abierto de 11:00 a 19:00 horas y el valor actual de la entrada es de $140 salvo los miércoles que se reduce a la mitad.

– Mamba: al lado del Macba se encuentra el museo de arte moderno de Buenos Aires en donde se exhiben obras de artistas modernos a nivel nacional e internacional. Su horario es de 11:00 a 19:00 horas con excepción de sábados y domingos que cierra una hora más tarde. Suelen brindar programas educativos y culturales destinadas a los más pequeños. Recomendamos por este motivo, mirar previamente la agenda cultural del museo.

– Ara presidente Sarmiento: esta fragata es un museo súper atractivo para los niños porque se pueden recorrer diferentes salas como así también conocer la cocina, la cubierta, la sala de máquinas y los camarotes de la embarcación. También se muestran armas y mapas que han sido utilizados en los viajes del Ara Sarmiento, el cual tiene ya más de 100 años y casi 40 viajes realizados. No vayan con lluvia porque es probable que esté cerrado al público. Su horario es de 10:00 a 19:00 horas y los menores de 5 años no abonan. Está ubicado en el barrio de Puerto Madero, por lo que pueden aprovechar para pasear por allí luego de visitar el museo. A los chicos les gusta mucho la idea de conocer el interior del barco.

– Museo Bernardino Rivadavia: conocido también como el museo de ciencias naturales, es ideal para los niños. Les encanta!!!! Fuimos un montón de veces. Hay algunas escaleras que complican el paseo con carro de bebés pero nada para preocuparse demasiado. Está abierto de 14:00 a 19:00 horas y la entrada es gratis para menores de 6 años. Tiene un pequeño acuario muy lindo que está en la primera parte del museo. Luego tienen el gran salón con los restos fósiles de dinosaurios, es hermoso, nada que envidiar al museo americano de historia natural de Nueva York, quizás no haga falta esta comparación pero realmente hay que destacar la conservación de las piezas y del museo en general. Además hay un pequeño arenero en donde pueden jugar a encontrar huesos de dinosaurios. También hay maquetas de animales, un sector que permite jugar a los niños con distintos sonidos de aves, entre otros. Es un museo muy lindo para visitar y está perfectamente adecuado para los pequeños. Además está en el Parque Centenario por lo que la visita se puede complementar con un paseo en los juegos del parque.

– Museo histórico Cornelio Saavedra: los fines de semana está abierto de 10:00 a 20:00 horas. Se recorre rápidamente. En el interior de las salas se exhiben objetos cotidianos del Siglo XIX y en el jardín exterior se exponen cañones. El lugar cuenta con un teatro en donde se suelen presentar obras del “museo viajero”, que tienen obras muy buenas tanto para el público infantil como para adultos, ellas siempre suelen tener un contenido histórico. Son muy entretenidas y educativas. Muy recordable! Luego del paseo pueden ir al parque Saavedra que está ahí mismo y aprovechan un paseo de todo un día.

– Usina del Arte: es un hermoso edificio que se convirtió en un espacio cultural en donde hay espectáculos musicales, talleres y exposiciones de arte. Nosotros fuimos una noche que estaba particularmente dedicada al tango. La verdad es que recorrer el recinto ya es todo un paseo en sí mismo. Cuenta con un auditorio para 1.200 personas, una sala de Cámara destinada a conciertos, una sala mayor, foyer, un microcine y el patio central que está perfectamente iluminado durante la noche. Es un buen lugar para conocer en familia.

CCK
CCK

– MALBA: el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires es un lugar, abierto desde el año 2001, que exhiben exposiciones de arte moderno de Latinoamérica. Tiene colecciones permanentes y obras temporarias que se adecuan al calendario del museo. Además tiene el restaurante Ninina que está buen catalogado, nosotros fuimos a merendar luego de recorrer el recinto y nos pareció bastante mugriento el piso y algo desordenado.

– CCK: en el Centro Cultural Néstor Kirchner hay diferentes espacios para la infancia, sobre todo en vacaciones, talleres y obras de teatro están destinados al público infantil. Este centro cultural se erigió sobre la construcción del antiguo Correo Central, de ahí su imponente fachada. Su horario es de 13:00 a 20:00 horas. A pocos metros del museo, se emplaza el monumento a Juana Arzuduy.

– Manzana de las luces: cuyo nombre completo es Complejo Histórico Cultural Manzana de las Luces, está comprendido entre las calles Moreno, Alsina, Bolívar y Perú, en donde los jesuitas construyeron, en el siglo XVII, su residencia, la iglesia y el colegio. Más tarde fue escenario de otras instituciones intelectuales importantes. En el lugar pueden conocer la procedería de las Misiones, los túneles coloniales y la sala de representantes. Está abierto hasta las 20:00 horas y el paseo lo pueden complementar con el Cabildo, la catedral, la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, debido a su cercanía.

Colegio Nacional de Buenos Aires
Colegio Nac. de Buenos Aires

– Colegio nacional Buenos Aires: tuvimos la suerte de tener que votar allí una vez, así que aprovechamos para llevar a Joaco y recorrer su interior. Imponente edificio.

– Museo Mitre: este museo tiene la particularidad de estar cerrado los fines de semana. Esta casona perteneció a Bartolomé Mitre y está amoblada con elementos de la época. Se puede visitar lugares tales como el comedor y la habitación. También hay una biblioteca y un archivo histórico. La entrada es gratuita. Está muy cerca del CCK así que es oportuno aprovechar la salida.

 

Como siempre decimos hay que romper con el mito que dice que los museos son aburridos. A nosotros nos gustan y a nuestros hijos parece que también. Cuando están acostumbrados desde pequeños ya saben cómo entretenerse durante una visita cultural. No somos una familia culta ni snob, simplemente somos inquietos.

Belén de Escobar: escapadas con niños

Hay un montón de paseos que están a pocos kilómetros de la Capital Federal que son ideales para hacer en familia. Uno de ellos es zona Norte. En este artículo hablaremos de nuestro experiencia de pasear en la localidad de Escobar, zona que solemos visitar frecuentemente en el año. Hay muchas atracciones turísticas que son ideales para ir en familia, además de paseos y lugares con buena gastronomía.

Si bien se encuentra a 50 km aproximados de la Capital Federal cabe recordar que si van en horario pico, el viaje en auto puede resultar de una hora y media al menos.

Qué hacer en Escobar?

– Temaikén: es un gran bioparque con 4 estaciones marcadas. Por una parte está el acuario en donde se puede ver hasta tiburones nadando muy cerca de los vidrios. Otro sector es de animales autóctonos entre los que se encuentran yacarés y pumas, entre otros. También existe el sector África en el que hay flamencos, chitas y una cebra (a la que nunca la pudimos ver). Y finalmente el área Asia en donde hay tigres y murciélagos. También hay un recinto dedicado a los bichos pero no es de nuestro agrado, así que entramos pocos minutos a verlo.

Dentro de las principales atracciones que ofrece este parque de animales está el cine 360•, 3 centros interactivos con diferentes temáticas, la Chacra (en donde se puede alimentar a los animales de granja), la plaza de las sensaciones y el lugar de las aves. También hay lugares para comer o tomar helados.

Si van en días soleados no se olviden llevarles gorros a los niños y protector solar, aunque pueden comprar alguno en las tiendas que hay dentro del parque.

El valor del ticket de ingreso es elevado. Los menores de 3 años, no abonan.

– Jardín japonés: es un hermoso jardín con diferentes especies de flora que recrea en cierta manera, la decoración del jardín japonés de Palermo, aunque sus dimensiones son mucho más pequeñas. El precio de la entrada es accesible.

– Paseo Mendoza: un lugar muy pintoresco, ideal para almorzar algo al aire libre.

– Mercado de Maschwitz: el Maschwitz Market se ubica frente al Paseo Mendoza. Galerías, locales comerciales y restaurantes están en esta galería, llena de vitrales, adoquines, hierro y un aire muy vintage. Es algo distinto. Muy lindo, imposible no sentirse de vacaciones allí! Recomendable para ir a comer. Nuestro favorito siempre ha sido Ley Primera porque es una parrilla muy bonita en donde siempre se come bien. Generalmente en casi todos los locales de este lugar, no aceptan tarjetas a la hora de pagar así que ante la duda no se olviden de llevar efectivo.

– Quo container center: es el primer centro comercial sustentable que se ha elaborado con containers reciclados. En este particular lugar pueden encontrar bares (en donde a veces tocan bandas de música), sector con algunos juego de niños al aire libre y tiendas comerciales.

Escobar se encuentra a tan sólo 50 kilómetros de la capital. Es una linda localidad para visitarla en un día o hacerse una escapada de fin de semana.

Museos con niños en Buenos Aires: Primera parte

Una de las cosas que no dejamos de hacer desde que fuimos padres es ir a museos. Lo seguimos haciendo con nuestros hijos y no necesariamente empezamos a ir a museos para niños. Museos del mundo y de nuestro país han sido visitados con ellos desde que son bebés. En este artículo les comentaremos algunos de los museos que visitamos en familia, en nuestra querida Buenos Aires.

– Cabildo: es llamado museo histórico nacional del Cabildo y la Revolución de Mayo y su ingreso es gratuito. Como la visita es en planta baja y planta alta, los carros de niños deben dejarse en la entrada en caso de querer subir. En el patio hay unas maquetas de los principales personajes de los dibujitos de Zamba. Ya hemos ido 3 veces, es una visita que solemos hacer una vez al año. Está abierto a partir de las 10:30 de la mañana y el cierre varía según el día. Los Lunes está cerrado.

– Catedral Metropolitana: está ubicada a metros del Cabildo y frente a Plaza de Mayo. De diversos estilos arquitectónicos contiene en su interior el mausoleo del General San Martín. Cerca de allí está la Casa Rosada que aún no hemos tenido la oportunidad de visitarla con los niños porque hay que reservar turno por la página web, pero debe hacerse con un máximo de 15 días de antelación y sólo se realiza los días Sábados. Las veces que intentamos hacer la reserva, nos figuraba los cupos completos.

– Museo Casa Rosada: llamado anteriormente Museo del Bicentenario, ofrece un recorrido audiovisual por la historia nacional y las presidencias argentinas. Es interesante para los niños porque hay granaderos circulando, autos antiguos y el mural de Siqueiros. La entrada es gratuita y su horario es de 10:00 a 18:00 horas. Los Lunes y Martes permanece cerrado. El recorrido puede hacerse perfectamente con el carro de niños porque, si bien es en el subsuelo, hay ascensores para personas con movilidad reducida.

– Museo Nacional de Bellas Artes: es uno de los mejores museos de la ciudad. Hay más de 10.000 piezas artísticas y de diversos estilos. El ingreso es gratuito para residentes argentinos. Las salas están todas impecables y se recorre el recinto fácilmente con los niños. El personal de seguridad se destaca por su amabilidad.

– Centro cultural Recoleta: es un centro de exposiciones en donde suele haber un sector dedicado al público infantil. Por su localización, pueden hacerlo antes o después del Museo Nacional de Bellas Artes. Al lado se encuentra la iglesia Nuestra Señora del Pilar y está cerca también el cementerio de la Recoleta, que si bien es un símbolo porteño, hay que evaluar si es apropiado visitarlo con los niños.

– Palais de Glace: también es un centro cultural y de exposición ubicada en el Barrio de Recoleta, cuya entrada es libre y gratuita, se encuentra a pocos metros del Centro cultural Recoleta.

– Museo Evita: hermoso museo con un restaurante divino. Tiene salas con exposiciones audiovisuales. Queda cerca del eco parque así que pueden aprovechar ambas salidas.

– Tierra Santa: la entrada es costosa pero el paseo puede llevar toda la tarde. Es un muy lindo lugar para ir con peques. Se trata de un parque temático religioso que está muy bien puesto. Además hay distintos shows y lugares para comer. Las familias suelen estar horas en esta parque. Es un paseo de un día completo. Sin dudas recomendamos que lo conozcan en familia.

– Fundación Museo del Automóvil: compuesto por automóviles antiguos y clásicos. A nuestro hijo mayor le encantó! Además pueden subirse a un vagón de subte de la antigua línea A. Es un lindo lugar aunque el precio es algo elevado. Sólo está abierto los fines de semana.

– Tramway histórico de Buenos Aires: su entrada es gratuita. Funciona sólo los Sábados y Domingos y en horario reducido. Ubicado en el Barrio porteño de Caballito, realiza un pequeño recorrido por el barrio y a los chicos les gusta mucho.

– Centro cultural Borges: es un centro cultural ubicado dentro de Galerías Pacífico. Aprovechando un día frío, en el que decidimos hacer compras, nos dimos el gusto de conocer este centro.

Zanjón de Granados: se trata de una de las recuperaciones arqueológicas más importantes de la ciudad. Los laberintos y túneles que hay en el lugar atraen a cualquier niño, ya que les genera misterio. Cuando la visitamos aprovechamos y paseamos por El Barrio de San Telmo.

Ateneo Grand Splendid: manteniendo la estructura del antiguo teatro, se creó esta biblioteca que es considerada una de las más hermosas del mundo. No dudamos que así debe serlo, porque aunque no conozcamos todas las bibliotecas del mundo, realmente podemos afirmar que el Ateneo Grand Splendid es de una belleza inigualable. Hay ascensores por lo que pueden ir con carritos de niños. No se pierdan conocerla.

Museo participativo de Ciencias (prohibido no tocar): es un museo interactivo de ciencias en donde los chicos pueden tocar todo aquello que se exhibe. La idea es que, a través del juego, logren aprender ciertos aspectos de la ciencia y la tecnología. Es muy entretenido sobre todo para niños mayores de 3 años. Leímos por ahí que había estado cerrado varios meses.

Museo de niños: en el shopping del Abasto, se halla lo que se conoce como museo de niños. Ya hemos ido varias veces porque está genial! Se recrean situaciones de la vida cotidiana del mundo de los adultos pero para que los niños se diviertan jugando e imaginando. Se encuentran colectivos, supermercados, un negocio de la famosa cadena de comidas rápidas, un consultorio odontológico, radio y programa de televisión. Es muy grande y los chicos pueden estar horas jugando. En algún momento puede ser un poco agotador para los padres, pero encuentran bancos donde sentarse y además es tan divertido para ellos, que se hace el esfuerzo.

 

Estos son algunos de los museos que ya hemos visitado. Pronto les escribiremos una reseña de otros tantos que nos quedaron por contar y algunos que aún nos falta conocer.

Uno cree que los museos son incompatibles para ir con niños y eso no es así. Primero porque hay muchos que están destinados a ellos y luego porque si desde pequeños se acostumbran a hacerlo, ellos saben encontrar la curiosidad en ese tipo de salidas culturales.

Joaco ha ido a muchísimos museos en sus apenas 5 años, el primero ha sido el Museo del Prado con tan solo 8 meses. Hasta el día de hoy, en ningún museo nos ha dicho que estaba aburrido.

Por supuesto que si a los padres les resulta tedioso, a los niños les pasará lo mismo, así que no prueben este tipo de salidas si son de los que se aburren en los museos. Pero si han sabido visitarlo, no duden en hacerlo con sus pequeños.

Escapada a Los Cardales

Con un año y medio de Joaco fuimos unos días a conocer el Sofitel de Cardales. Los Cardales se ubica a unos 70 kilómetros de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y pertenece a la localidad de Exaltación De la Cruz. Las escapadas en modo campo son ideales para aquellos pagos. Es un lugar tranquilo, con grandes espacios verdes y barrios de lujo. El lugar que elegimos conocer fue Sofitel, hotel al que fuimos con gran expectativa.

Hotel Sofitel la Reserva Cardales

El hotel es hermoso aunque cuando nosotros nos alojamos estaba el plantel de River y eso generó bastante revuelo y como bostero y cuerva que somos, no nos interesaba demasiado ver a los jugadores. La temática futbolera no nos gustó demasiado.

Cuenta con una gran laguna que le da un sello particular, también tiene campo de golf, spa con un buen circuito de aguas y piscina climatizada. Además tiene un original bowling en el subsuelo aunque como fuimos un día de semana, estaba cerrado.

Las habitaciones son enormes, muy cómodas y bonitas, con vista a un gran parque. Lo que más nos gustó es el club kids que realmente es lindo y distinto. Tiene juegos y actividades diversas para los chicos.

Es un buen lugar para pasar en familia. Traten de conseguir promociones o ir día de semana que es bastante más económico; sin embargo, hay algunos servicios que sólo están disponibles los fines de semana.

Jardín Japonés y Planetario

Jardín japonés

Jardín Japonés
Jardín Japonés

Arrancamos el día visitando el Jardín Japonés en el barrio de Palermo.

Un dato importante es que menores de 12 años ingresan gratis y los argentinos y residentes pueden ingresar gratis algunos días del mes. Se recomienda ver en la página cuáles son esos días de ingreso gratuito. La entrada general tiene un valor de 150 pesos argentinos. El Jardín abre de 10 a 18 horas todos los días.

Cuenta con un reconocido restaurante japonés,  que sólo está cerrado los Martes a la noche. También hay un vivero y distintos salones.

Los niños se engancharon viendo los distintos peces de colores que se ven en el parque. Pero llegó un momento en el que parecían aburrirse. Muchas familias pasan el día completo allí, inclusive almuerzan y/o meriendan. En nuestro caso, eso no fue posible porque pasada la hora y media ya todos sentíamos ganas de irnos.

De todas formas es un lindo paseo para hacer en familia. Y merece su visita, al menos alguna vez.

Planetario Galileo Galilei

A 600 metros del Jardín Japonés se encuentra el famoso Planetario. Por supuesto fuimos caminando porque, una vez que se logra estacionar en Buenos Aires, no conviene volver a sacar el coche. Es difícil conseguir lugar para estacionar.

Para ingresar es preferible comprar la entrada por Internet. Ya habíamos intentado un día acceder sin entradas anticipadas y teníamos que esperar más de 2 horas para hacerlo. Por este motivo, habíamos decidido irnos. Al estar con los niños, ese tiempo era interminable.

El recinto no cuentan con ascensor, así que tengan en cuenta a la hora de ingresar con cochecitos de bebés.

El Planetario se encuentra dentro de un gran parque en el que las familias suelen quedarse y hacer picnic. Si el plan con niños es de todo el día, conviene hacer el almuerzo en este lugar.

A cada rato se acercan vendedores ambulantes ofreciendo churros, helados y otras cosas que permiten improvisar una rica merienda, en el pasto.

Nosotros nunca llevamos una lona para sentarnos a pasar el rato. Claramente somos bastante inquietos. Traten de no hacer lo mismo!!!!!