Canadá

Y un día nuestros amigos nos invitaron a visitarlos a Canadá y este nuevo país se fue transformando en una idea de viaje en familia. Berchy estaba sumamente convencido del plan, pero debo confesar que yo estaba bastante dubitativa al respecto. Tanto viaje con los niños me hacía repensar la opción.

Finalmente me dejé llevar y emprendimos este nuevo proyecto de vacaciones, totalmente distintas a cualquier otra que hayamos vivido.

En primer lugar tardamos mucho en definir qué vuelo íbamos a elegir. Air Canada comenzó a brindar el servicio de vuelo directo de Buenos Aires a Toronto (lugar de residencia de nuestros amigos); sin embargo, desde nuestra ciudad los vuelos no son nocturno, por lo que pensar en la posibilidad de viajar 11 horas aproximadamente de día, era complicado con los chicos.

Ha sido todo un tema la decisión del pasaje, después de algunos meses decidimos contratar la aerolínea Delta que volaba durante la noche, con una escala corta en el aeropuerto de Atlanta. En total duraba 16 horas el viaje, sin contar la hora y media de traslado del aeropuerto de Toronto hacia la casa de nuestros amigos. No llegamos tan agotados como uno puede suponer.

Elegimos el mes de Julio para que coincida con nuestras vacaciones de invierno pero pudiendo disfrutar del verano canadiense. Tiene una temperatura agradable, un promedio de 30 grados durante el día. Nos llovió solo cinco minutos en Montreal. Tuvimos suerte pero desde ya les comentamos que durante el invierno las temperaturas oscilan en los -10 grados centígrados, mucho frío para viajar con nuestros niños.

Si viajan desde Argentina es necesario presentar visa canadiense para poder arribar a dicho país. Nosotros teníamos una carta de recomendación pero en realidad lo que ayuda a agilizar el trámite es contar previamente con la visa estadounidense. El trámite es bastante sencillo y te ayudan a completarlo en caso de alguna duda en las mismas oficinas en cuestión. Nosotros fuimos con todos los formularios impresos y completos pero había gente que llegaba sin los formularios, los cuales los conseguían allí. Su página web es rebuscada y poco clara, esto no condice con la atención personalizada en las oficinas correspondientes.

No es necesario ir con los niños pero se debe llevar las fotos de los pequeños y éstas deben cumplir con los requisitos solicitados, en caso contrario pueden ser rechazadas y pueden perder el turno.

El trámite y los datos biométricos son resueltos allí. Tardamos aproximadamente dos horas en hacer todo y en pocos días ya estaba disponible para irlas a buscar.

En esta sección les contaremos el recorrido sobre las ciudades canadienses, el reencuentro con los amigos, la experiencia de vivir la vida americana, el viaje con los niños y la sensación de manejar un auto eléctrico, entre otras anécdotas y vivencias que les queremos compartir.

Ojalá puedan transportarse a ese viaje con nosotros !!!!