Montreal: la segunda ciudad de habla francesa después de París

Nuestra experiencia por Montreal fue un tanto extraña. Quizás debemos reconocer que no hicimos muy bien el itinerario antes de llegar.

En primer lugar paramos en dos oportunidades distintas en esta ciudad, un día camino a Quebec y otro día para el regreso hacia Toronto. Evidentemente este tipo de estadía no fue oportuna para poder conocer Montreal de forma completa.

Por otro lado, como les dijimos, no fuimos con un plan de itinerario previamente analizado y seleccionado. Esta improvisación nos hizo equivocarnos en algunas cosas. Por ejemplo, cuando llegamos a Notre Dame, lamentablemente ya estaba cerrada, por lo que no pudimos conocer su interior. Generalmente chequeamos los horarios de cada lugar que queremos visitar. Pero esta falta de planificación hizo que no apuntemos el horario y así nos fue.

Qué nos pareció Montreal? Tuvimos la sensación de pasear sobre una ciudad que supo tener esplendor e importancia mundial, pero venida a menos. Muchos locales cerrados denotaban un pasado próspero y un presente que no era tan así. También vimos ciertas zonas descuidadas y muchas obras y arreglos permanentemente.

Resumen de nuestro paso por Montreal.

Hospedaje

Château de l'Argoat
Château de l’Argoat

La primera noche la pasamos en el Hôtel Château de l’Argoat, una casona antigua muy linda y bien ubicada. Cuenta con cargador para autos eléctricos, lo que nos facilitó bastante las cosas, aunque no tiene muchos espacios de estacionamiento. La única contra es que, al ser de estilo antiguo, no tiene ascensor. Por suerte nos tocó hospedarnos en planta baja, en una habitación con ventanal que daba a la calle. El desayuno estaba incluído. El staff fue super servicial y amigable.

La segunda noche paramos en el Hotel Faubourg Montreal. Eran departamentos bien amplios con 2 habitaciones, baño completo y kitchenette, pero sin demasiado lujo. Contaba con parking pago en estacionamiento interno. La atención fue buena y el desayuno buffet estaba incluído.

Recorrido

Mont-Royal: hicimos una parte en auto, mientras volvíamos del Oratorio.

Oratorio San José: está situado sobre el Mont-Royal. En él se encuentran la primera capilla, la iglesia de la cripta, la capilla de votos y la Basílica con su bella arquitectura y su órgano. Desde la terraza se puede observar la ciudad de Montreal. Hay visitas guiadas disponibles en varios idiomas, aunque se puede recorrer libremente por cuenta propia. En el lado este de los jardines del Oratorio se pueden recorrer las estaciones del Vía Crucis. También tiene una reserva natural.

Basílica de Notre Dame: Se encuentra en el Vieux-Port (Viejo Puerto) de Montreal. Como ya mencioné anteriormente, llegamos tarde para entrar a conocerla. Es la primera iglesia de estilo neo-gótico de Canadá. Notre-Dame está directamente ligada a la historia de la ciudad de Montreal y su lazo con la religión y el arte.

McGill Campus: El campus de una de las mejores universidades a nivel mundial está ubicado en el límite entre la zona céntrica de Montreal y el parque del Mont-Royal. Fundada en 1821, sus edificios antiguos parecen salidos de las películas de Harry Potter. Entre sus alumnos se encuentran Leonard Cohen (aclamado novelista, poeta, cantante y compositor); varios ganadores de premio Nobel en las distintas ramas de la ciencia; grandes empresarios a nivel mundial; y tres primer ministros de Canadá, entre ellos el actual, Justin Trudeau.

Estadio olímpico: Contruído para los Juegos Olímpicos de 1976, por un renombrado arquitecto francés. Hoy es el anfitrión de una gran diversidad de eventos, desde deportes hasta conciertos de rock o shows de Monster Trucks.

Plaza de Armas: si bien no es más que una plaza, este lugar emblemático se encuentra frente a la Basílica de Montreal, en la zona del Viejo Puerto.

Torre del reloj: construída entre 1919 y 1922. Marca la entrada al puerto y conmemora a los marinos mercantes desaparecidos en el mar durante los grandes conflictos mundiales.

Gay Village: una zona muy concurrida sobre la calle Ste-Catherine. Esta área es peatonal. Hay banderines colados de lado a lado de la calle que forman la bandera del arcoiris. Allí hay varios eventos, entre los más importantes se encuentran los festejos previos y posteriores al Pride Parade.

Vieux-Port: donde se encuentra el Centro de Ciencias de Montreal, la Torre del Reloj, el Marché Bonsecours, la carpa central del Cirque du Soleil. Tambien hay gran variedad de bares, restaurantes, hoteles y museos.

Little Italy: principalmente sobre la calle St-Laurent, se pueden encontrar bares, restaurantes y mercados donde consumir y comprar productos típicos italianos.

Chinatown: el barrio chino no es tan grande como en otras ciudades (Toronto, New York). Allí se encuentran restaurantes y locales de productos típicos y muchos de venta de productos para celulares.

Errores de los que aprender.

Recuerden este consejo: cuando viajan con niños, el tiempo vale oro, por lo que un itinerario detalladamente seleccionado es genial para evitar pérdida de tiempo o errores que no tienen vuelta atrás.