Cómo armar las maletas

Howard Johnson-Luján

Una de las cuestiones claves para nosotros a la hora de viajar con nuestros hijos, es saber armar bien las maletas. Cuando viajamos con ellos no nos sobran manos ni brazos, por eso llevar un equipaje liviano es prácticamente parte de la estrategia aunque, por supuesto, siempre depende qué tipo de viajes vamos a realizar.

En el caso de unas placenteras vacaciones sedentarias en donde sólo nos alojamos en un único lugar, no es un problema llevar demasiados bultos.

De hecho existen lugares como Brasil o Punta Cana que al haber mucha humedad la ropa tarda un montón en secarse. Uno por lo general imagina todo lo contrario cuando va a un destino con días tan calurosos. Nadie piensa que el secado de la vestimenta podría convertirse en un problema. Pero así puede ser, por eso es conveniente llevar varias mudas de playa y trajes de baño.

Para viajes de compras como por ejemplo Miami, recomendamos ir con una sola maleta, así luego disponen de mayor lugar para traer las nuevas adquisiciones.

Cuando viajábamos con auto y nuestros hijos eran muy pequeños, llevábamos una baulera de plástico que en principio nos servía para guardar las prendas del bebé. Pero luego, una vez alojados y con la ropa guardada en el placard, la utilizábamos como bañadera para el pequeñito .

Cuando hacemos viaje de recorrida, tales como Italia, España e Inglaterra en donde estamos permanentemente haciendo check-in y check-out y yendo de un lugar a otro, la organización del equipaje es fundamental.

Calculamos una muda y media por día, además del abrigo en caso de ser necesario. De esta forma, sumamos los días de vacaciones y ahí sacamos el resultado de cuánta ropa llevar.

Por lo general no nos sobra nada, y alguna vez nos ha faltado alguna prenda que decidimos comprar durante nuestra estadía. Preferimos que nos falte antes que nos sobre, porque si falta podemos comprar lo necesario en alguna tienda; en cambio si sobra, significa un problema porque estaríamos llevando cosas de más en un viaje en donde nos conviene siempre, llevar cosas de menos. No duden en dejar atuendos en casa.

En estos tipos de andanzas indefectiblemente armamos dos valijas. La primera siempre contiene básicamente elementos de aseo, un botiquín, pañales, toallitas húmedas, leches y ropa interior. En la segunda llevamos las mudas pertinentes.

Cuando necesitamos llevar un equipaje ligero porque estamos una sola noche en un hotel, transportamos únicamente la primera maleta con nuestros neceseres a lo que sumamos los conjuntos de ropa correspondientes al día en cuestión. Así andamos más fluidos y más livianos de bolsos.

Para muchas personas pensar en ordenar una maleta con tanta premonición y antelación, es una fastidiosa tarea. En mi caso lo hago con muchas ganas porque ese trabajo previo, que puede resultar un tanto tedioso, se traduce en una gran ventaja cuando estamos en viaje.

Siempre llevamos 2 o 3 bolsas de plástico al vacío que nos permite ordenar la ropa sucia sin necesidad de ser mezclada con la que aún está limpia. Además sirven para compactar las prendas de tal forma que ocupan poco lugar.

En cuanto a los juguetes la verdad es que llevamos pocos. Primero porque requieren de un determinado espacio, y segundo porque preferimos comprar algún chiche en el destino turístico que luego lo traemos como recuerdo.

Los pañales los compramos antes de viajar y los calculamos de acuerdo a los días de vacaciones que vamos a tener. Hacemos un número de 6 o 7 pañales por día. Nunca nos ha faltado.

También compramos las leches en cartón antes de irnos (estimamos una por día), aunque de todas formas debemos consumir las leches locales porque esa cantidad, no alcanza. Algunas personas prefieren leche en polvo para estos casos, pero nosotros jamás nos hemos acostumbrado. Probablemente sea más práctica y económica.

El equipaje de mano debe ser un bolso, una cartera o una mochila. Con medidas ideales para que quepan debajo del asiento. Si bien es uno por persona, el bolso maternal cuenta por el bebé (0 a 2 años). Así que pueden llevar una cartera personal, además de la criatura.

Nosotros llevamos dos mochilas. La mía contiene pañales para el vuelo, cambiador, toallas húmedas y un pequeño botiquín con cosas fundamentales como un termómetro digital y antitérmicos. En la de Berchy transportamos elementos más pesados tales como los aparatos tecnológicos (tablets, cargadores, etc), cartones de leches, agua y algo de comida y papilla (se puede subir con una cantidad razonable de uso para el bebé). Cuando son más grandes escondemos algunas golosinas que portamos por si es necesario salir del paso en algún momento.

En cuanto al carrión que viaja en los compartimentos superiores, sus medidas no deben superar los 55 cm de alto, 25 cm de profundidad y 35 cm de ancho. Por lo general no deben pesar más de 8 kilos, aunque está permitido un poco más de peso para los que viajan en business.

Berchy había comprado una balanza digital para pesar el equipaje y realmente ha sido una excelente compra ya que nos fue muy útil y la usamos hasta el día de hoy.

Hay que estar atentos sobre los productos que están prohibidos transportar en cabina. Entre ellos son elementos cortantes y desodorantes en aerosol. A su vez, los líquidos o pastas no pueden superar los 100 ml y deben ir en bolsas de plástico con sistema de cierre.

La valija en bodega no debe superar los 23 kilos. En ella ubicamos todo lo que está prohibido llevar arriba del avión. Además de la vestimenta y el resto de los pañales y las leches.

En cuanto al carro de bebés, como habíamos comentado en otro post, puede usarse en el aeropuerto y se entrega en la puerta del avión. Una vez arribados, se retira en el mismo lugar o en la cinta junto al resto del equipaje. Siempre es preferible consultarlo.

Haciendo una lista de las cosas que no pueden faltar si viajamos con hijos, además de la ropa adecuada, diríamos que son:

  • pañales
  • cambiador
  • toallitas húmedas
  • botiquín
  • chupetes y biberones
  • leches
  • protector solar
  • repelente de mosquitos
  • juguetes que ocupen el menor espacio posible
  • dispositivos electrónicos
  • cobertor de lluvia
  • bolsas al vacío para ropa sucia
  • neceser con productos de higiene personal
  • neceser con productos de higiene bucal
  • gorros para el sol

Cuando las cosas salen ordenadas, el resultado siempre es mejor si viajamos con niños.

Esperamos que les haya servido nuestra experiencia de viaje… a organizar y disfrutar.

3 thoughts on “Cómo armar las maletas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *