Consejos para viajar en avión con niños

Pequeños pasajeros

Hemos probado varias aerolíneas y, si bien algunas tienen diferencias puntuales entre sí, todas se tratan de lo mismo a la hora de viajar con chicos. Les compartimos los tips!!!!!

Durante un vuelo largo no hay nada mejor que escoger un viaje nocturno. De esa forma se garantizan varias horas de descanso del pequeño. En la medida de lo posible, recomendamos también que los vuelos sean directos y en caso que las escalas sean inevitables, lo mejor es que duren poco tiempo.

Si el vuelo es de día conviene sin dudas el horario del almuerzo, ya que pueden comer en el avión y luego dormir la siesta. Siempre es preferible evitar horarios muy temprano, sobre todo por el check-in, porque un vuelo internacional que por ejemplo despega a las 8 am, implica que estén tres horas antes en el aeropuerto, lo que significa que deben levantarse aproximadamente a las 4 de la mañana. Y eso con niños, es súper complicado.

Igualmente ningún horario ni vuelo es imposible cuando viajamos con nuestros pequeñines. Para nosotros es importante que nuestros hijos no duerman antes de subir al avión así pueden descansar durante el viaje, la mayor cantidad de tiempo posible.

Hora de la siesta-Vuelo a Brasil
Hora de la siesta-Vuelo a Brasil

En cuanto a la alimentación, las aerolíneas ofrecen un menú infantil que hay que solicitarlo previamente. Es necesario que sepan que no suelen dar leches, no tienen. Por eso es importante volar con una cantidad de leche suficiente para todo el vuelo (aunque tampoco puede ser en exceso porque si no, no permiten subirlas).

Ante una eventual circunstancia en la que la tripulación no pueda servir la comida , como por ejemplo las turbulencias, siempre tenemos que pensar en una alternativa para ellos. Por eso es mejor subirlos ya cenados y que en todo caso coman nuevamente arriba del avión. al menos eso hacemos nosotros. También solemos llevar algún sándwich, galletitas, golosinas, multicereal, papillas, entre otras cosas, para que ellos no tengan que esperar el horario del reparto de la comida, en caso de que tengan hambre.

Para las madres que dan el pecho es más fácil porque ante un berrinche o un llanto, la leche materna los calma. Además se aconseja amamantarlos durante el despegue y el aterrizaje así eluden la posibilidad que se le tapen los oídos.

En cuanto a la documentación necesaria es imprescindible el pasaporte y la partida de nacimiento del niño. Para países limítrofes de Argentina no hace falta llevar pasaporte, con el documento nacional de identidad es suficiente. Para viajar a ciertos destinos, como es el caso de Estados Unidos, también es preciso tener la visa. Si viajan con la mamá o el papá por separado, se requiere autorización de viaje firmado por el padre que no viaja. Es un trámite que se firma ante escribano o se puede diligenciar en algunos tribunales.

En cuanto a las cosas que creemos que nos pueda resultar útil,  siempre están en la lista una muda de ropa de los pequeños, abrigos y algunas remeras nuestras por si un vuelco de leche o una caída de agua requiere que nos tengamos que cambiar. Allí también transportamos los alimentos antes mencionados y un mini botiquín (el botiquín más completo viaja en la valija por una cuestión de espacio y de líquidos). Se puede encontrar más información en el blog de “cómo armar un botiquín”.

En el botiquín básicamente llevamos un termómetro digital, un antitérmico (Ibupireta para Joaco y Ibuprofeno suspensión 4% y Paracetamol pediátrico para Luigi) , apósitos, cicatrizante y desinfectante.

Todo lo mencionado anteriormente lo llevamos en un carry-on que viaja en el compartimento superior del avión. Además  Berchy y yo llevamos cada uno una mochila. La mía contiene pañales, toallitas húmedas, un cambiador pequeño, chupetes, mamadera y vaso de agua (cuando los usaban, si no llevamos sorbetes) y algunas golosinas para salir del paso en caso de ser necesario.

En la mochila de Berchy viajan, principalmente, los aparatos electrónicos. El entretenimiento de ellos es fundamental. Unos días antes descargamos en los celulares y tablets películas y series preferidas de los niños. Lo hacemos a través de Netflix cuando estamos en casa (así aprovechamos una buena conexión) para que luego puedan verse sin necesidad de tener conectividad. Es rápido y se encuentra en la sección de descarga. También usamos una App llamada Vídeo Caché para bajar contenido de YouTube.

Cuna de avión
Cuna de avión

La mayoría de los aviones tienen pantallas en donde los peques pueden ver películas de la categoría infantil. En el caso de Latam, cuando no cuentan con estas pantallas, existe una aplicación que se llama Latam Airlines que se descarga en los celulares y desde ahí se puede ver films infantiles.

Algunas aerolíneas ofrecen además cuadernos de juegos y crayones para pintar. Así nos sucedió en British Airways.

En cuanto al carro de niños, éstos pueden tenerse en el aeropuerto y ser entregados justo antes de subir al avión, en la puerta del mismo. Luego se retiran en el mismo sitio en donde se entregó o en la cinta junto con el equipaje (consulten siempre por dónde retirarlo). Cuando es la última opción puede que tarden bastante ya que por lo general los rodados vienen después de todas las maletas.

Muchos padres temen por el entretenimiento de los niños no sólo durante el vuelo sino también en el aeropuerto. Al ir con pequeños siempre tienen prioridad de paso para realizar los trámites de abordaje, lo mismo cuando llegan al país (excepto en Estados Unidos que por ahora ha sido el único país en donde no hemos tenido prioridad). Por este motivo, si bien los trámites se hacen rápidamente, la espera en el aeropuerto puede ser larguísima.

Cabina de avión
Cabina de avión

En el Aeropuerto Internacional Ezeiza, en Buenos Aires, hay un sector de juegos que se llama Pequeños Pasajeros. Simulan todo el proceso de abordaje y a los chicos les encanta. Siempre vemos que los padres pasan un rato solamente, nosotros nos quedamos hasta subir al avión. Nuestros hijos juegan como dos horas allí. En caso que no haya juegos para ellos se puede aprovechar para darles algo de comer, pero lo ideal es que estén parados o caminando así no les agarra ganas de hacerlo durante el vuelo.

Por lo general, una vez finalizado el vuelo, los niños pueden acceder a la cabina y sacarse una foto con el piloto. Realmente les encanta. No pueden desaprovechar la oportunidad de hacerlo en algún momento.

Todos los aviones tienen cambiador en sus baños y también proveen servicio de cuna, varía el peso y edad del bebé según la aerolínea. Están sujetas a disponibilidad por lo que deben solicitarse cada vez que se pueda, incluso en el check-in. Además de poder dejar al pequeño durmiendo están ubicadas en las primeras filas por lo que es más cómodo el viaje incluso para los papis.

Si aún no se animaron a viajar con hijos, apunten todos estos tips, saquen un pasaje y no duden en hacerlo.

3 thoughts on “Consejos para viajar en avión con niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *