Costa Blanca

Presentación

En primer lugar queremos dar las gracias a los amigos de “Viajando con hijos” por permitirnos escribir sobre nuestra experiencia viajando con nuestra pequeña Alma.

Y ahora vienen las presentaciones, somos Luis, Esther y Alma una familia con muchas ganas de recorrer juntos el mundo. Somos de Yecla una pequeña ciudad de la Región de Murcia en España y en este post os queremos contar nuestra experiencia viajando con nuestra hija por la Costa Blanca.

Para alojarnos elegimos quedarnos en El Albir, un pequeño pueblo muy cerca de Benidorm pero mucho más tranquilo, ya que nuestra intención era visitar algunos de los pueblitos que bordean la costa. Si os gusta andar podéis visitar el faro del Albir y disfrutar de las preciosas vistas que ofrece el paseo.

Nuestra primera parada fue en Altea, un precioso pueblo donde el tiempo parece haberse detenido, calles empedradas, fachadas blancas y buganvillas por todos lados hacen del casco antiguo de este pueblo un lugar perfecto para ir a pasar una mañana o una tarde. Si vais a visitarla con peques os recomendamos dejar el carrito en el alojamiento por la multitud de escaleras que hay.

La siguiente parada del viaje fue a la preciosa ciudad de Calpe, su casco antiguo es de los que hay que visitar con calma, donde es recomendable dejar el mapa a un lado y perderse. Si lo que te gusta es la aventura puedes hacer el trekking que te lleva a la cima del peñón de Ifach (si no eres tan intrépido pero quieres buenas vistas puedes hacer el trekking hasta el primer tramo, después la subida se complica).

En la zona de la playa puedes visitar los famosos “baños de la reina”, un antiguo yacimiento arqueológico formado por piscinas de piedras naturales donde podrás darte un baño.

Y si lo que te gusta son los deportes acuáticos también puedes practicarlos en Calpe, nosotros hicimos  allí nuestro bautismo de buceo, la zona no tiene especial interés pero la experiencia resulto muy muy chula!

Además si os gusta comer en la zona del puerto hay varios restaurantes donde puedes comer una deliciosa mariscada acompañada de una rica paella a un precio estupendo, no te quedes con la primera que te ofrezcan, pregunta en todas y quédate con la que más te guste, aunque pueda parecer un mareo te aseguro que merece la pena.

La ruta continuo en la bonita Javea, un precioso pueblo con un estilo completamente diferente a lo que ya habíamos visto en Altea y en Calpe, pero sin duda lo que más nos gustó fueron sus preciosas calas, ya habíamos visto alguna en otras ocasiones pero en este viaje solo nos dio tiempo a visitar la “Cala del Portixol”, y nos encantó, una calita pequeña, de cantos rodados blancos, bordeada de casitas de pescadores blancas con sus puertas azules. Dicen que esta es una de las mejores calas de la zona para hacer snorkel, aunque no pudimos comprobarlo ya que aunque fuimos en Junio el tiempo no nos acompañó.

El último día de nuestro viaje nos acercamos a visitar la Iglesia Ortodoxa Rusa de San Miguel, se encuentra en la carretera nacional entre Altea y Calpe en la urbanización Altea Hills. Esta preciosa Iglesia es la única de este tipo en España,  está construida en madera y todos los materiales fueron traídos desde Rusia, si estas por la zona bien merece la pena una visita.

Para concluir nuestro viaje hicimos una parada en Villajoyosa, “La villa” como es conocida, un precioso pueblo de la Marina baja,  su  casco antiguo con casitas de colores nos encanto, aunque no tiene nada que destacar es un placer dar un paseo mientras aprovechas para hacer fotos.

Y si eres amante del chocolate te encantara saber que en Villajoyosa se encuentra la fabrica de chocolates “Valor” y que es posible visitarla, existen pases gratuitos en diferentes horarios durante todo el día, para ver los horarios puedes consultar  su pagina web donde lo explican, pero si no no tienes tiempo o no quieres visitar la fabrica tambien puedes ir directamente a la tienda, para ello accede a través del parking situado delante de la fabrica, el vigilante os dará un pase de visitante que tendréis que devolver al finalizar la visita a la tienda.

Y hasta aquí nuestra escapada a la Costa Blanca, nos quedaron algunos pueblos y muchos rincones por recorrer, así que estamos seguros que volveremos. Esperamos que os haya gustado este post!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *