Cuba

Cuba era un viaje que teníamos ganas de hacer desde hacía mucho tiempo. El momento en que nos decidimos por emprender el viaje a ese país fue cuando Luigi tenía 9 meses y Joaco 4 años.
Fuimos en el mes de Enero, verano nuestro pero invierno cubano, y la verdad es que no nos han tocado lindos días, a excepción de tres o cuatro días cálidos con temperaturas de 30 grados aproximados, el resto de los días eran frescos, ventosos y lluviosos. Creímos que se trataba de una ola polar que se había instalado en el Norte, sin embargo; hablando con muchas personas que han ido en el mes de Enero, todas coincidían en que no les habían tocado buenos días.
Viajamos
Por aerocubana…el vuelo estaba previsto a la noche pero días previos se fue atrasando y terminamos embarcando 5,30am, pésimo horario para viajar con niños, sobre todo que se trataba de un vuelo de más de 8 horas. Tuvimos una pequeña escala lo que lo convertía aún más en un viaje muy largo y cuando aterrizamos nos enteramos que ir a Varadero (nuestra primera semana nos alojábamos allí) significaba 4 horas más de transfer. Realmente fue estresante, no tanto para los niños que se adaptaron a todo, sino porque no estaba en nuestros planes hacerlos viajar tanto tiempo y con tan malos horarios.
Allí entendí que cuando se estación la cosas de las manos, carcome un poco la culpa y la angustia cuando se viaja con niños. De todas formas, el viaje fue un éxito más.
En esta sección encontrarán las peripecias de nuestras vacaciones cubanas, los alojamientos que elegimos, las comidas, las excursiones, entre otras. Siempre centrándonos en Varadero y La Habana que han sido los dos destinos que elegimos conocer y disfrutar.

Paseo en auto antiguo

Recorrer La Habana con pequeños

Luego de nuestros días en Varadero, nos fuimos en micro hacia La Habana en un viaje de aproximadamente 4 horas. Estuvimos dos noches y tres días en la capital cubana. Llevamos el cochecito de hermanos y fue una excelente decisión porque nos facilitó mucho el paseo. El clima fue agradable e incluso, hizo calor

Playa en familia

Varadero: al mal tiempo, buena playa

El viaje a Varadero fue una locura y hubo un montón de acontecimientos que se convirtieron en una cadena de sucesos raros, los cuales colaboraron para que fuera un viaje realmente estresante. Una de las cuestiones que siempre tenemos en cuenta a la hora de reservar un vuelo es la hora del viaje y la cantidad de escalas. Habíamos contratado el paquete por una empresa turística cuyo vuelo tenía una escala corta, que no hacía falta bajar del avión y el vuelo era nocturno. Después de tanto pensarlo (había algunas cuestiones que no nos convencían) decidimos contratar el paquete.