Ciudades entre caminos

Nuestro recorrido por España implicó elegir en qué destinos alojarnos y cuáles recorrer con tiempo. Sin embargo, siempre que pudimos pasar a conocer, al menos rápidamente una ciudad cercana, no hemos desaprovechado la oportunidad de hacerlo. Entre ciudad y ciudad nos permitimos conocer algún pueblo, ciudadela o atracción turística que nos quedaba de pasada. Por supuesto que dedicarle menos tiempo implica conocerla de otra forma, quizás no en profundidad. Pero siempre preferimos poder visitarla de esta forma, antes que no hacerlo.

En este post encontrarán un breve resumen de aquellos lugares de España que pasamos a almorzar, merendar, o simplemente dar una vuelta.

Écija

Se encuentra a 55 kilómetros de Córdoba y pasamos a conocerla camino de Córdoba a Sevilla. Sólo nos bajamos del auto a tomar algunas fotografías porque estaba muy complicado estacionar en su centro histórico. Dicen que es una ciudad museo y el camino de las 11 torres es de lo más destacado del lugar. Por lo que vimos, se veía bonita.

Carmona

Luego de dejar Écija y yendo hacia Sevilla, paramos a almorzar en Carmona. Es una de las ciudades más antiguas de Andalucía en donde se conjuga el pasado romano, la impronta cristiana y musulmana y los palacios señoriales. Comimos en el increíble Parador de Carmona y en ese ocasión fue donde descubrimos los Paradores, que son hoteles estatales construidos sobre algún edificio histórico o cultural (encuentras más info sobre los paradores en nuestro post de Cáceres). Ha sido un lujo aquel almuerzo.

Conjunto arqueológico de Itálica

Ruinas itálicas
Ruinas itálicas

Es comúnmente llamado las ruinas itálicas. Se encuentran a tan sólo 10 kilómetros de Sevilla por lo que fuimos una mañana a visitarlas. El estado de conservación de las ruinas romanas es destacable teniendo en cuenta que datan de principios del Siglo III. En el recorrido pueden verse las ruinas del anfiteatro, la termas, la ciudadela, entre otros. La visita dura aproximadamente entre 2 y 3 horas y si bien fuimos con el cochecito, creemos que es mejor hacerlo con mochila de porteo debido a las piedras y pendientes de los caminos.

Palos de la Frontera

Se ubica en Huelva y a 95 kilómetros de Sevilla. Desde allí, nos hicimos una escapada con la familia una tarde para visitar específicamente el Muelle de las Carabelas, museo en donde hay réplicas de La Niña, La Pinta y La Santa María. Es un paseo ideal para los niños ya que se puede ingresar a las carabelas y transportarse en el tiempo. Además tiene mucho lugar al aire libre. Pueden estar una tarde completa en este lugar.

Antequera

Antequera
Antequera

En nuestro camino de Sevilla a Granada hicimos una parada casi a mitad de camino en la ciudad de Antequera. Almorzamos en su célebre Plaza de Toros lo que hizo que fuera un almuerzo especial. Si van con más tiempo pueden conocer también el Castillo y el conjunto arqueológico de dólmenes, entre muchas otras atracciones turísticas.

Jerez de la Frontera

Camino de Cádiz hacia Sevilla pasamos a almorzar por Jerez de la Frontera. En esta ciudad se destacan la Plaza de la Asunción, el Rincón del centro, Iglesia San Miguel y la Catedral de San Salvador. De todas las que conocimos, sinceramente fue la que menos nos gustó.

Moguer

Moguer
Moguer

A una hora de viaje en auto desde Sevilla, llegamos a Moguer, ubicado en la provincia de Huelva, tierra natal de Juan Ramón Jiménez, autor del célebre Platero y yo. La ciudad es pintoresca. La plaza de las monjas es el epicentro de esta localidad. fuimos un domingo por la tarde y parecía una fiesta. Muy costumbrista.

Puerto Banús

Ubicado en Marbella es uno de los puertos más lujosos de Europa y uno de los destinos turísticos con más prestigio internacional. Las tiendas de moda que se emplazan allí dan cuenta del alto poder adquisitivo de la gente que veraniega por esos pagos. Los yates y autos deportivos de alta gama son moneda corriente en este pequeño lugar.

Estepona

Estepona
Estepona

A media hora de Marbella, se encuentra Estepona cuyo principal atractivo son sus playas con bandera azul, ubicado en la Costa del Sol. Se puede combinar las tardes de playa con una visita a su centro histórico que se caracteriza por sus bonitos empedrados. Cuenta además con puerto y con una amplia variedad de restaurantes y bares. Muy lindo lugar!!

Gibraltar

Este pequeño enclave del sur de España pertenece a territorio británico. En el Siglo XVIII los españoles debieron otorgarle este territorio a Gran Bretaña luego del pacto firmado una vez finalizada la guerra de sucesión española. Lo más destacable es su peñón cuya altura supera los 400 metros de altura. Otra de las peculiaridades de la península es que su aeropuerto pasa por el medio de una avenida y debe interrumpir el tránsito. Por eso es considerado uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo.

Si quieren visitarlo este rincón anglosajón no olviden llevar el pasaporte. Nosotros cuando llegamos, nos dimos cuenta que no los teníamos encima por lo que no pudimos pisar suelo británico.

Tarifa

Tarifa
Tarifa

Ubicado a 100 kilómetros de Marbella y a 45 kilómetros de Gibraltar, es el punto geográfico más cercano al continente africano. Su oleaje la convierte en capital de surf. Las principales atracciones son su iglesia de San Mateo, la Puerta de Jerez, su muralla medieval, sus castillos y su puerto. Sus playas son famosas por el surf, aunque un poco ventosas para nuestro gusto.

Nosotros decidimos almorzar en este lugar, camino a Cádiz. Desde allí parte una excursión para visitar Marruecos, no la hicimos. Ya la había hecho Berchy unos años atrás y no tenía ganas de repetir el destino con Joaco.

Luego de comer unas tapas, caminar un poco por sus calles y cambiarle el pañal a Joaco en el auto, seguimos camino hacia Cádiz, pero antes decidimos conocer un encantador lugar que les contamos a continuación.

Vejer de la Frontera

Vejer de la frontera
Vejer de la frontera

En el medio del camino entre Tarifa y Cádiz se encuentra Vejer de la Frontera, el cual fuimos a conocer por recomendación de nuestros familiares sevillanos. Se construyó a 200 metros de altura del nivel de mar. Fue declarado Bien de Interés Cultural y se caracteriza por ser un pequeño pueblo “blanco”. Es una ciudad amurallada ubicada en una colina, por lo que su ascenso en vehículo es mediante estrechas y empinadas callejuelas. Confieso que me he puesto un poco nerviosa.

Si andan cerca es digna de ser visitada. Realmente tiene un encanto y una particularidad distinta a todas las zonas de Andalucía.

Mérida

En nuestro viaje desde Sevilla a Cáceres decidimos elegir un punto de descanso en el camino. Después de tanto indagar, preferimos hacerlo en Mérida que se halla a dos horas de viaje en auto desde Sevilla.

Es un lugar increíble! Paramos a almorzar y a dar una vueltita por sus rincones. Tiene muchas cosas para conocer, entre ellas se destacan el Teatro Romano, su Anfiteatro, su Museo Nacional, el Templo de Diana, el Acueducto de los Milagros, su Puente Romano (el más largo de la antigüedad), el Alcazaba; entre otros.

Por supuesto nos quedamos con ganas de conocer todo lo que ofrece la ciudad, sin dudas es un buen destino para conocer por más tiempo.

Cáceres: finalizando nuestro viaje por España

Abandonamos Cádiz y volvimos a Sevilla a saludar nuevamente a nuestros familiares, estuvimos un par de días con ellos y elegimos la ciudad de Cáceres para visitar luego de la despedida.

Luego de pensarlo mucho nos decidimos por este lugar tan especial de la región de Extremadura. Es tan medieval por donde se la mire, con sus calles adoquinadas y angostas y sus edificios históricos. Su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad, representa la medievalidad en sus últimos períodos. Está ubicada a tan sólo 262 km de Sevilla y a 300 km de Madrid.

El Alojamiento

Desayuno en la cama
Desayuno en la cama

Siendo uno de nuestros últimos hoteles nos dimos el gusto de alojarnos en el Parador de Cáceres. Nos habíamos quedado con tantas ganas en los destinos anteriores, que no quisimos perder la oportunidad de hacerlo.

En otro post habíamos contado que en España, hay una cadena de hoteles que se llaman Paradores y que se destacan por ser hospedajes público, de categoría, que se encuentran en distintas ciudades españolas. Pero por sobre todo, son alojamientos que se han construido sobre algún edificio histórico o en lugares destacables, considerados de interés histórico o cultural. Dichos hoteles han sido declarados Bienes de Interés Cultural.

Realmente son preponderantes. Si no se hospedan en ellos, pueden darse el gusto de tomar un café en uno de sus restaurantes o cafeterías. Nuestro parador conservaba la construcción de un palacio renacentista, con una coexistencia de elementos antiguos con modernos. De una elegancia relevante. Está ubicado en pleno casco histórico. Tiene un excelente restaurante con buena gastronomía, habitaciones súper cómodas y una atención inmejorable.

Estuvimos dos noches allí y, si bien teníamos todas las comodidades, yo no la pasé particularmente bien porque tuve un resfrío descomunal que me tiró un poco en la cama, resfrío pescado lamentablemente en el hotel Senator de Cádiz como consecuencia de la mala calefacción.

De todas formas, disfruté lo que pude de Cáceres y de ese hermoso hotel.

De las mejores anécdotas del viaje…

Camino desde Sevilla a Cáceres, decidimos parar a almorzar en la ciudad de Mérida, y de paso conocer ese hermoso lugar. Luego de comer paseamos un rato por su centro y nos fuimos para Cáceres que se encontraba a 70 km de distancia.

Cuando llegamos al hotel Parador, nos dimos cuenta que nos habíamos olvidado el cochecito de Joaco en una de las calles de Mérida. Se preguntarán cómo? Nosotros también.

Producto de una desinteligencia, Berchy creyó que lo guardaba yo mientras él ponía al bebé en la sillita y yo creí que él lo guardaría en el baúl, luego de acomodar a Joaco. Ambos confiamos que el otro había hecho ese trabajo, pero entendimos que eso no fue así cuando hicimos el check-in en el Parador de Cáceres.

Después de pensarlo un rato, Berchy  decidió volver a Mérida en busca del carro el cual estaba en la comisaría. Una persona lo encontró y al reconocerlo como un objeto extraviado, lo llevó hasta allí. Berchy llegó a la comisaría luego de rastrearlo mientras le preguntaba a los vecinos si habían visto un rodado de niños.

Por suerte salió todo bien, pero por este error estuvimos al borde de tener que comprar un cochecito nuevo, lo que significaba gastar una cantidad determinada de dinero, que no teníamos en los planes gastar. Uno es muy precavido y cauteloso en los viajes, pero puede pasar hasta lo impensado. Olvidarse el objeto más grande del equipaje de nuestro hijo.

Qué conocer en Cáceres?

Sin dudas la Ciudad Vieja situada en el casco antiguo es la principal atracción de dicha localidad. Fue declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1986. Cuenta con palacios y casas de la nobleza, como así también importantes monumentos religiosos, arcos y puertas de entrada antiguos, torres medievales y plazas urbanas.

El Museo de Cáceres es uno de los principales de la ciudad. Su visita dura aproximadamente una hora y no olviden los Lunes está cerrado. Otro museo atractivo es el Palacio de los Golfines de Abajo.

La Concatedral de Santa María cuyo edificio se completó para inicios de la Edad Moderna, es algo que no pueden perderse. su construcción se inició en el siglo XIII, por eso puede lucirse su estilo románico.

El Arco de la Estrella es la puerta más famosa de esta ciudad medieval, vale la pena pasar a conocerla.

Sus principales plazas como Plaza mayor y Plaza de san Jorge no pueden dejar de ser visitadas. En la Plaza Mayor se halla la torre de Bujaco, la cual es una de las más emblemáticas y llamativas de Cáceres.

Finalizando el viaje…

Finalizando nuestro viaje, empacamos las maletas para dirigirnos hacia Madrid a vivir nuestro último día de vacaciones. Esta vez nos alojamos en un hotel bien céntrico, muy cerca de las principales arterias urbanas de la capital.

Luego dejamos Madrid para ir al aeropuerto de Barajas, en donde tuvimos que ir cerca del mediodía para entregar el auto en horario. Lo que no nos percatamos es que el vuelo salía por la noche. Eso implicó que hayamos estado tiempo récord en el aeropuerto, de aproximadamente 8 horas.

No recuerdo mucho lo que hicimos, probablemente lo borramos de la memoria, pero no tengo una sensación de haberla pasado tan mal o que se nos haya hecho tan largo.

Lo único que recuerdo con exactitud fue que se nos dificultó mucho a la hora de conseguir comida para Joaco, la empleada de un lugar me regaló un potecito de comida sin que lo vieran sus jefes. Probablemente, como la memoria es selectiva, este hecho sobresalió en las 8 horas de espera en el aeropuerto. Mi mente decidió atesorarlo y borrar todo lo demás.

Así finalizó nuestro viaje por suelo hispano. Hermoso país y con gente muy amigable.

Cádiz y el “dejar fluir”

Arribamos a la ciudad de Cádiz para estar dos días allí, veníamos desde Marbella. Pero llegamos a la tardecita porque habíamos decidido conocer otras ciudades que estaban en el camino.

Como no teníamos alojamiento lo primero que hicimos fue ir a la oficina de turismo para conseguir albergue. Era la segunda vez en el viaje que llegábamos a un destino sin tener ningún hospedaje reservado con antelación. En el lugar nos dijeron que íbamos a conseguir sin problemas, que caminemos. Gran error!! Nada fue tan sencillo como nos dijo la señora. Tendríamos que haber intentado conseguir desde la oficina de turismo, ya que uno de sus servicios es ayudarte a buscar hotel.

Caminamos y caminamos hasta que se hizo de noche. Habíamos dejado el auto en un parking y andábamos con las maletas encima y el cochecito del bebé. Nada recomendable de hacer. Los nervios iban en aumento.

Finalmente conseguimos uno que nos solucionó la estadía por ese día, pero al otro día teníamos que hacer el check-out porque no tenían más disponibilidad, eso implicó que una vez alojados, sigamos buscando hotel para el día siguiente.

Sobre el Alojamiento

Ante este pequeño percance nos alojamos en dos hoteles distintos y en ambas tuvimos diferentes experiencias. Los dos estaban ubicados dentro del casco antiguo por lo que en ningún momento íbamos a usar el auto.

El primer día paramos en Las Cortes de Cádiz, la habitación que quedaba era bastante incómoda pero el servicio del hotel era muy bueno. Nos daba pena tener que abandonarlo al día siguiente. Es una casa típica del Siglo XIX. Es muy lindo y además cuenta con restaurante. Muy recomendable!

Al otro día ya habíamos reservado en el hotel Senator Cadiz Spa Hotel. Nos salía más caro pero no teníamos demasiadas opciones. En este caso, tuvimos lamentablemente una pésima experiencia y de ninguna manera recomendaremos ese hospedaje. La habitación era enorme, muy grande. Pero al irnos y sacar la tarjeta, dejaba automáticamente de funcionar la calefacción en la habitación.

Esto significó que cuando volvimos al cuarto, después de haber paseado todo el día, hacía un frío increíble. Sobre todo para dormir ahí con Joaco siendo tan bebé. Nos quejamos en conserjería y el trato del encargado fue aún peor. Nos apuraba diciendo que si no estábamos a gusto, dejáramos la habitación, pero todos sabíamos que no íbamos a estar a la deriva con un bebé, ya siendo de noche. Habíamos hecho un esfuerzo económico para estar alojados en un lugar en donde tuvimos frío.

Nos ofrecieron gratis el servicio del spa como compensación, pero realmente lo único que queríamos, era un ambiente climatizado. Por esta situación me pesqué un resfriado importante, que pagué las consecuencias unos días después.Por suerte a Joaco no le hizo nada, pero fue bastante angustiante la situación. Nos decían que nos habían dado la habitación más grande para que estuviésemos bien cómodos, pero yo les respondía que lo único que necesitaba era un cuarto con una temperatura ideal para un bebé.

La relación calidad precio fue bochornoso. Lo único que pudimos destacar del hotel fue la amplitud del cuarto y su localización bien céntrica. Cuenta con un bar restaurante pero el servicio es de comida freezada, dicho por la empleada.

Si confían en nuestros consejos, no se hospeden nunca allí.

Sobre Cádiz
Cádiz
Cádiz

Cádiz es una hermosa ciudad, su arquitectura tan peculiar le da un panorama distinto al resto de la ciudades andaluzas. Es una ciudad puerto con muchas torres de vigilancia que denota su vocación comercial y marítima en el transcurso de los años.

Fue conquistada por los bizantinos y reconquistada por los españoles en el Siglo XIII. Durante la invasión Napoleónica, se convirtió en sede de lo que se conoció como las cortes de Cádiz (1810), en donde se formó una asamblea constituyente que gobernaba en nombre del rey Fernando VII, quien estaba preso por orden de Napoleón.

Para el año 1812 se concretó la Constitución de Cádiz, de carácter liberal.

Qué hacer en Cádiz

Les pasamos a continuación nuestra selección de paseos y atractivos turísticos:

  • La Santa y Apostólica Iglesia Catedral de Cádiz: su famosa cúpula amarilla se destaca en toda su arquitectura urbana. Está ubicada en la playa y puede verse desde cualquier punto de la ciudad. Su horario de apertura es de Lunes a Sábados a partir de las 10:00 de la mañana. El cierre depende del mes. Puede ser a las 19:00, a las 20:00 o a las 21:00 horas. Los Domingos abre a partir de las 13:30 horas. Se puede visitar también la Torre del Reloj y el Museo Catedralicio que tiene un horario más reducido. La entrada tiene un costo de 6 € y los niños menores de 12 años ingresan gratis.
  • Castillo de Santa Catalina: está abierto todos los días a partir de las 11:00 de la mañana. Ubicado sobre la costa y muy cerca del Parque Genovés.
  • Parque Genovés: es un gran parque para hacer senderismo. Con una variedad importante de plantas y una cascada en su interior.
  • Baluarte de la Calendaria: ubicado a 500 metros del parque genovés, se alza esta fortaleza a orillas del mar. Se convirtió actualmente en un recinto para espectáculos y exposiciones.
  • Jardín de la Alameda Apodaca: al lado del Baluarte de la Calendaria, se halla este parque con excelentes vistas al mar.
  • Museo de Cádiz: muestra elementos arqueológicos, sarcófagos fenicios, pinturas barrocas, entre otros.
  • Torre Tavira: es el punto más alto de la ciudad. Está ubicada en la Casa – Palacio de los Marqueses. En la torre se puede visitar la cámara oscura que proyecta una imagen en vivo del exterior.
  • Mercado de Cádiz: es un mercado semi cubierto en el que se consiguen una gran variedad de comidas para comprar.
  • Playa de la Caleta: céntrica, es pequeña pero que no por eso deja de ser un ícono de la ciudad.
  • Plaza de San Antonio: es una de las principales plazas de esta ciudad.
Conclusión gaditana:

Cádiz tiene muchos más atractivos que depende el gusto y el tiempo que cada uno tenga. Lo ideal es caminarla y recorrer su casco antiguo a pie. Pueden aprovechar si van con niños porque se puede caminar fácilmente con el cochecito de bebé. Si van con niños, tengan todos sus alojamientos reservados. Uno cree que dejar fluir es algo positivo, pero si van con pequeños puede resultar caótico. Además en ese “dejar fluir” uno termina eligiendo lo que queda y no lo que le realmente le gusta.

Luego de dos días intensos, dejamos Cádiz para volver a Sevilla a saludar a la familia. Habíamos decidido luego de la visita familiar ir a Cáceres, lugar que no había estado hasta entonces en nuestros planes.

Marbella: Banderas Azules

Abandonamos la hermosa ciudad de Málaga y emprendimos camino hacia Marbella. Por suerte fue un viaje corto, ya que la distancia que separa a ambas ciudades es de tan sólo 60 kilómetros. Por lo tanto, tardamos apenas una hora en llegar con nuestro auto alquilado.

Playas de Marbella
Playas de Marbella

Era la primera vez que no teníamos alojamiento reservado. Por eso mismo, había un gran estrés al respecto. De Málaga en adelante habíamos dejado el itinerario librado al azar, creíamos que era necesario “dejar fluir” parte del viaje. Sin dudas que no recomendamos esta opción. Al menos no para hacerlo en familia ya que siempre es mejor tener todo planificado. Nos da tranquilidad para los niños y evitamos muchos momentos que pueden ser angustiantes, la tensión de no conseguir hospedaje es frustrante. Sobre todo cuando vamos con los pequeños.

Lo primero que hicimos al llegar fue ir a la oficina de turismo para buscar albergue. Por suerte conseguimos un bonito departamento, bien ubicado y equipado. No tardamos mucho, pero en Cádiz no nos iba a suceder lo mismo (si quieren saber que sucedió pueden encontrarlo en el artículo sobre Cádiz que se publicará pronto).

Cómo estábamos cómodos decidimos quedarnos dos noches en Marbella y aprovechamos para mandar la ropa a lavar. Eso es otra cosa que no volvería a hacer en un viaje. No vale la pena. No fue porque llevamos poco equipaje, sino porque no queríamos ponerle ropa que no estuviera limpia a Joaco. Eso fue una maña de mamá primeriza que logré cambiar para el segundo viaje. No hay nada más cómodo que andar con equipaje liviano. Es una comodidad insuperable. Si el bebé come papilla, lo más óptimo es llevar un par de baberos de plástico que pueden limpiarse fácilmente con un trapo.

Todo lo que sea más práctico, sirve para un viaje con bebés.

Playas De Marbella

Esta ciudad atrae a miles de turistas por sus hermosas playas. Tiene casi 30 kilómetros de Costa del Sol y un conjunto de Sierras Blancas que le da un marco distinto.

Sus playas son famosas mundialmente y en ella se observa el buen estilo de vida de los habitantes. Las más destacadas son:

  • Bounty Beach: está ubicada cerca del centro. Es destacado por su ambiente relajado y jovial.
  • Nikki Beach: es una de las playas más famosas y concurridas.
  • Fontanilla: está ubicada muy cerca del centro urbano.
Marbella
Marbella

Hay muchas otras playas que también son recomendables. De hecho, Marbella tiene una gran cantidad de banderas azules.

La Bandera azul es un galardón por el cual se premia a la playas y puertos que cumplen con determinados requisitos ambientales y de instalaciones, tales como la calidad del agua, la seguridad y la calidad de los servicios.

España es el país que más banderas azules ha conseguido y Marbella es la ciudad española a la que más se le ha otorgado este galardón.

Así que, si como padres pensaban en un lugar con seguridad y salubridad para sus hijos, Marbella tiene todo para que puedan estar relajados.

Otras cosas para hacer

Si no quieren estar tanto tiempo con los niños en la playa, o el clima no los acompaña, hay otros paseos que pueden hacer en esta ciudad. Entre ellos están:

  • Casco histórico: un laberinto de calles peatonales van dando forma al casco antiguo. En él se halla la Plaza de los Naranjos que está ubicada en el pleno casco. Es un lugar muy bonito para recorrer y tomar un café o un aperitivo en uno de sus bares. En ella se encuentran la Casa del Corregidor, la Ermita de Santiago y la Casa Consistorial, además de casas blancas que configuran una pintoresca arquitectura urbana.
  • Parque de La Alameda: es un pequeño pero bonito parque urbano y muy bien iluminado por la noche.
  • Iglesia Mayor de la Encarnación: merece la pena visitar. Ubicada en el casco histórico.
  • Avenida del Mar: típico paseo que se encuentra entre el casco antiguo y el Paseo Marítimo.
  • Paseo Marítimo: hermosa caminata bordeando las playas de un lado y muchos restaurantes de calidad, del otro. Nos dimos el gusto de comer algunas tapas en uno de ellos.

Alejándonos un poco más hay enclaves urbanos que son dignos de ir a visitarlos. Entre ellos están:

  • Puerto Banús: estando tan cerca no es una opción no conocerlo. Es destacable por su lujo y prestigio internacional. En sus calles sobresalen las marcas de ropa más renombradas a nivel mundial.
  • Estepona: ubicada también en la Costa del Sol, está llena de palmeras y restaurantes. Se llega a media hora en auto. Es un lugar con playas hermosas.
  • Gibraltar: un poco más lejos, a una hora de viaje en auto, se puede ir a visitar el Peñón de Gibraltar. Recordemos que, al pertenecer a territorio británico, tienen que hacer migraciones. Es importante llevar los pasaportes para ello. Aclaro esto porque nosotros nos los habíamos dejado en el alojamiento y no pudimos ingresar.

Finalizamos nuestra visita por Marbella. El azar estuvo a nuestro favor y el hospedaje nos había resultado muy cómodo. Inclusive hasta tenían servicio de cuna.

Nos alistamos para continuar el viaje. La próxima parada sería Cádiz y tampoco teníamos alojamiento reservado. Pero esa vez, como les adelantamos, no íbamos a tener la misma suerte…

Málaga

Con apenas una hora y media de viaje en auto llegamos a la Ciudad Málaga desde Granada. Todas las rutas estuvieron impecables. La distancia que las separa a ambas ciudades es de 127 kilómetros.

Málaga se encuentra al sur de España y sus costas están rodeadas por la famosa Costa del Sol. Es una gran metrópoli portuaria de la Península Ibérica. Aunque en ella hay vestigios del pasado, es una urbe con una importante estructura moderna.

Málaga con niños
Málaga con niños

Si bien llegamos en Invierno, la temperatura fue muy agradable y nos tocó una jornada con puro sol radiante. Sus inviernos son cortos, suaves y pocos lluviosos. Málaga tiene colinas y nuestro hotel quedaba en sobre una de ellas. Hay que tener en cuenta este dato, sobre todo si no andan en auto. Tanta cuesta con los niños, pone a cualquier persona de muy mal humor. Por otra parte, la gastronomía es variada y exquisita. En ningún momento el tema de la alimentación del bebé ha sido una preocupación.

Fuimos a asesorarnos a la casa de turismo. Hay muchas oficinas allí; sin embargo, la que casualmente elegimos, no nos aportaron ningún dato novedoso en relación a lo que ya teníamos. No creo que siga igual porque pasaron años. Pero mejor, ante la duda, no se fíen de ella.

Málaga tiene todo, es cuna del célebre Pablo Picasso, tiene hermosas playas, un gran puerto, modernidad e historia. Todos estos elementos conviven en esta gran urbe. No hace falta ingresar a todos los recintos históricos, con tan sólo recorrerla uno va conociendo esta hermosa ciudad.

Qué hacer en Málaga con niños

-Museo Picasso Málaga: este museo es un clásico de la ciudad. Nosotros fuimos en Enero por lo que el horario de invierno es un poco más corto. Tengan en cuenta que está abierto de 10:00 a 18:00 horas. Por lo tanto, como habíamos llegado tarde, lamentablemente no pudimos ingresar. De todas formas no nos arrepentimos, porque luego leímos que no es un lugar demasiado significativo en cuanto a las obras del artista.

-Plaza del Obispo: es una de las principales plazas de la ciudad. No pueden dudar en ir a pasear allí. Tiene un encanto particular como la mayoría de las plazas españolas. En ella se encuentran la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación (es una hermosa obra renacentista, construidas en el Siglo XVI). También está el Palacio episcopal y muchos bares y restaurantes que le dan un marcado  color a la zona. Es ideal para pasear con el carro de niños

-Plaza de la Constitución: es una plaza céntrica llena de bonitos locales gastronómicos y comerciales. Tengan en cuenta que es una zona bastante concurrida. Ubicada a tan solo 250 metros de la Plaza del Obispo.

Castillo de Gibralfaro
Castillo de Gibralfaro

-Castillo de Gibralfaro o alcázar: es una antigua fortaleza. También su horario de invierno es hasta las 18:00 horas, pero esta vez pudimos ingresar. Es un hermoso monumento. Recomendamos hacerlo con mochila de porteo. O hacer como hicimos nosotros, que fuimos con el cochecito pero que cuando la caminata resultaba complicada para el carro, ya sea por el tipo de suelo o las escaleras, lo dejábamos a algún lugar y recorríamos con Joaco en brazos. Vale la pena el esfuerzo porque, además del aspecto histórico del lugar, funciona como un gran mirador ya que tiene hermosas vistas de Málaga.

-Teatro Romano: está ubicado en la ladera del Alcazaba. Su ingreso es gratuito. Hay que tener en cuenta que los Lunes está cerrado y los Domingos cierra a las 16:00 horas. Los demás días está abierto hasta la 18:00 horas. Es fácil de recorrerla con coche de bebé porque tiene rampas que permiten un cómodo acceso. Es un paseo corto, así que pueden aprovechar para visitar el Alcazaba que está cerquita de ahí.

-Zona del puerto: el puerto marítimo está emplazado en la bahía de Málaga, es hermoso caminar por ahí. Tiene muelles que, junto a los lujosos yates y cruceros, se va configurando un paisaje moderno. Hay muchos restaurantes esa zona. Nosotros nos dimos el gusto de almorzar por allí, casi recién llegados a la ciudad.

-Plaza de la Merced: es otra de las famosas plazas de la ciudad, llena de bares y restaurantes. Ubicado a 500 metros de la Plaza del Obispo.

-Costa del Sol: sus lindas playas que bordean el Mar Mediterráneo la hacen especial. Por supuesto que depende del clima, pero si hace calor pueden aprovechar para hacer un rato de playa. Nosotros solo fuimos a conocerla y estar un ratito nada más.

Estuvimos un solo día completo en Málaga y la verdad es que nos gustó bastante. Nos encontramos con un paisaje muy distinto al que veníamos viendo.

Al otro día nos fuimos a Marbella, era la primera vez en el viaje que no teníamos ningún alojamiento reservado. Así que nos fuimos a dormir aunque ya se sentía un poco el estrés de no saber adonde íbamos a dormir al día siguiente…

Granada: La Alhambra con niños

Dejando la hermosa Córdoba nos fuimos hacia la ciudad de Granada en donde estuvimos dos días alojados.

Realmente hizo mucho frío, tanto que hasta supo nevar por la noche. Hermoso verlo desde la ventana de la habitación, pero solo eso! Porque ni locos salimos con Joaco tan pequeño y con tanto frío. No nos cansamos de repetir que el clima juega un factor clave cuando viajamos con los niños.

Llegamos a Granada después de un viaje de dos horas y media en auto. La distancia entre una y otra ciudad es de 170 kilómetros.

Y nos alojamos en un hotel de la cadena Ibis que quedaba bastante lejos del centro y eso no nos convenció demasiado. Estar un tanto alejados y con nieve, no nos permitió conocer en detalle, tan preciosa ciudad.

La Alhambra con niños

Sin dudas, la principal atracción de Granada es la Alhambra. E, indudablemente, merece una mención aparte.

Se trata de una gran ciudadela palatina Andalusí que alberga en su interior, un conjunto de palacios y jardines que supieron ser residencia de los monarcas musulmanes.

Está ubicado sobre una colina, siendo uno de los puntos más elevados de la ciudad. Por eso, desde la Alhambra, se pueden apreciar excelentes vistas de Granada. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad y es el segundo monumento más visitado de España.

Sacamos la entrada por Internet y con bastante antelación. Así lo recomendaban en diferentes páginas que consultamos. La entrada a los Palacios Nazaríes, no sólo debe comprarse previamente, sino que debe tener una hora determinado. Si no se cumple con el horario, pierden la posibilidad de ingresar. Por eso es sumamente importante que planifiquen bien el itinerario, de acuerdo a este ingreso.

Tuvimos que dejar el carro de niños en la entrada y recorrimos todo el recinto con la mochila de porteo. Berchy llevaba a Joaco dentro de ella. Uno de los inconvenientes de visitar la Alhambra con niños es que realmente tiene grandes dimensiones. El recorrido lleva aproximadamente 3 horas ya que implica una caminata de unos 3,5 kilómetros. Por este motivo, aconsejamos descansar cada tanto.

Si van en verano lleven protectores y gorros para los niños, si van en invierno, pónganle mucho abrigo. Como dijimos no se puede ingresar con el carro de bebés, pero tampoco con mochilas ni bolsos grandes. Éstos, deben dejarse en las consignas.

Nuestro paseo fue con un bebé pero no podríamos imaginarnos cómo hacerlo con niños pequeños, ya que no suelen caminar tanto y ya no pueden ser cargados en brazos.

Los principales recintos de la Alhambra
La Alhambra
La Alhambra

A continuación les comentamos brevemente las condiciones y características de cada uno de los espacio.

Alcazaba: era el área militar del lugar ya que formaba parte del control y la seguridad de esta ciudad palatina. Se puede acceder a su Terraza De la Torre del Cubo, el Adarve de la Muralla Norte, la Torre de la Vela, el Jardín de los Adarves, la Terraza de la Puerta de las Armas y la Plaza de las Armas.

Palacios Nazaríes: está conformado por 3 grandes palacios y es la zona más visitada. En ella se puede ver también las Habitaciones del Emperador. Como les dijimos anteriormente, se permite el ingreso en un horario determinado ya que dejan entrar a un máximo de 300 personas cada media hora. Esto se debe a su alta concurrencia de visitantes. Por esto es importante respetar el horario del ticket. Caso contrario van a perder la posibilidad de conocer esta parte de la Alhambra.

Generalife: era el espacio destinado para la recreación y descanso de los reyes. Era una villa con grandes jardines y huertas que aún pueden apreciarse.

Hay otros monumentos y edificios que son también son dignos de conocer, cómo por ejemplo:

  • El Palacio de Carlos V: se trata de un hermoso palacio renacentista que se erige sobre la colina de la Alhambra.
  • La Puerta de la Justicia: una de las principales puertas de la ciudad palatina, construida en el Siglo XIV.
  • El Museo de Bellas Artes: es la principal pinacoteca de la ciudad.
  • El Museo de La Alhambra: se halla ubicado en el Palacio de Carlos V.
  • Calle Real: era la vía pública de esta ciudadela.

Para mayor información pueden ingresar a

http://www.alhambra-patronato.es/

Un dato interesante: hay un Parador que es un hotel ubicado dentro de la Alhambra. Nosotros nos sacamos las ganas y tomamos un café allí mientras nos resguardamos del frío. Pero imaginarnos estar alojados en ese encantador lugar, debe ser una experiencia inigualable.

Los Paradores son hoteles españoles, de capital nacional, montados sobre una construcción histórica o cultural. Más adelante hablamos de ellos (en el blog sobre la ciudad de Cáceres). En este caso, el hotel se creó sobre un Convento del Siglo XV, sobre los jardines de la Alhambra. Realmente nos pareció un lugar único.

Qué más se puede hacer en Granada?

Si bien la Alhambra es el símbolo de la ciudad, Granada es un lugar muy lindo en sí mismo.

Además tiene su Catedral, llamada Santa Iglesia Catedral Metropolitana de la Encarnación de Granada, cuya construcción finalizó en el Siglo XVI.

El barrio Albaicín, declarado Patrimonio de la Humanidad, muestra el pasado árabe y las diferentes transformaciones culturales que vivió a lo largo de la historia.

También pueden caminar sobre la calle la Carrera del Darro, que bordea el pequeño río urbano.

Si tienen planes de conocer museos y monumentos, les recomendamos investigar y elegir ya que hay un abanico de posibilidades culturales.

Ejemplo de ellos son:

  • Los Baños de árabes del Bañuelo.
  • El Convento de Santa Catalina de Zafra.
  • La iglesia De San Pedro y San Pablo.
  • El Monasterio de Nuestra Señora de la Asunción de Cartuja.
  • Real Monasterio de San Jerónimo.
  • Palacio de la madraza.

También hay miradores, barrios con flamenco, plazas y calles reconocidas.

Granada es una ciudad culturalmente rica, en la que coexisten distintos estilos y sellos culturales. Además es bonita. Con tanta oferta, se requiere de una previa planificación de esta urbe.

Terminado nuestro itinerario de dos días, dejamos este lindo pero frío lugar para dirigirnos a Málaga, que se encuentra a 126 kilómetros de Granada y en donde el clima, ya era otra cosa.

Sevilla en familia

Luego de un viaje largo, de aproximadamente 450 kilómetros, llegamos a Sevilla provenientes desde Madrid. La ansiedad de encontrarnos con nuestros familiares se respiraba en el habitáculo del auto las 5 horas que duró el viaje.

Salimos por la mañana para llegar cerca del mediodía. Berchy estaba muy contento de reencontrarse con su hermana, su cuñado y sus sobrinos. Pero por sobre todo, estaba entusiasmado de que conozcan a Joaco.

Nos brindaron alojamiento en su hogar y estuvimos 5 días completos en Sevilla. Por supuesto que con tanto tiempo pudimos disfrutarla sin problemas y sin apuros.

Realmente no nos habíamos planificado ningún tipo de itinerario. De acuerdo con la familia, íbamos viendo qué hacer en el día. Todo era mucho más espontáneo. Con sevillanos de nacimiento, estábamos muy bien aconsejados.

Nuestros paseos por Sevilla

A continuación les contamos sobre qué hacer en esta ciudad:

Sevilla
Sevilla
  •  Real Alcázar de Sevilla: este palacio fortificado fue construido durante la ocupación árabe en la época medieval. Sin embargo, ha sido utilizado también como residencia de reyes españoles. El sincretismo cultural puede verse en sus distintos espacios. A su vez, hay una mezcla de diversos estilos artísticos. Hicimos el recorrido con audio guías. Es una visita que lleva no menos de 2 horas. Además de la belleza del palacio, se pueden apreciar los impecables jardines.
  • Archivo de Indias: hermoso edificio del siglo XIX que reúne los archivos sobre la administración de las colonias españolas. Su entrada es gratuita. Fuimos a visitarlo luego de nuestra visita por el alcázar (a 60 metros de allí). Y obviamente, como profesora de historia, no quería perderme conocer este tan significativo lugar.
  • Catedral de Santa María de la Sede de Sevilla: luego de nuestra visita por el Archivo de Indias, caminamos 200 metros hacia la imponente Catedral. Es un emblema de la ciudad junto a la famosa Giralda, uno de los campanarios más conocidos del país. En la Catedral, se hallan las tumbas Cristóbal Colón y de varios reyes.
  • Parque María Luisa: es un enorme parque el cual engloba diferentes plazas y el Museo Arqueológico Provincial. Ideal para ir con niños.
  • Plaza de España: ubicada dentro del Parque María Luisa, de forma semi ovalada, simboliza el abrazo de España a sus antiguas colonias. Hay partes con escalinatas. En ella se alquilan coches a caballos para recorrer el resto del Parque.
  • Torre de Oro: es un ícono de la ciudad. Fue construida en el siglo XIII. Nosotros la conocimos por fuera. Actualmente en su interior está el Museo Naval.
  • Palacio de San Telmo: muy cerca de la Torre de Oro se encuentra este edificio barroco, sede de gobierno, que merece la pena conocer su fachada.
  • Puente de la Barqueta: de fines del Siglo XX, es una estructura moderna que atraviesa el río Guadalquivir y se destaca en una ciudad en donde se suele ver estilos artísticos del pasado.
  • Puente de Triana: llamado oficialmente Puente de Isabel II. Es un muy lindo puente que atraviesa el río Guadalquivir.
  • Plaza Nueva: en ella se empieza el Ayuntamiento de la ciudad y otros edificios que se lucen por su estilo.
  • Casco Antiguo: en donde se recorre la Catedral, el Alcázar, la Casa de Pilatos, el Museo de Bellas Artes, la plaza de Santa Cruz de la Judería, entre otros.
  • Barrio de Triana: es un pintoresco barrio pegado al río Guadalquivir que se caracteriza por ser un interesante polo gastronómico.

Andar por Sevilla

Si bien habíamos alquilado un auto, gran parte de lo que conocimos lo hicimos caminando. De todas formas hay varias opciones de transporte como por ejemplo el metro, el tren y el bus urbano. También existe el bus turístico que permite subir y bajar donde quiera.

A su vez, se pueden alquilar bicicletas o contratar carruajes a caballos que pasa por los puntos más destacados de la metrópoli. Es un lindo paseo para hacer con niños pero obviamente requiere de un presupuesto que por lo general, uno no tiene en mente hacer.

Clima en Sevilla

Río Guadalquivir
Río Guadalquivir

El Invierno no es crudo. Nosotros habíamos ido en plena estación. Sin embargo, las temperaturas solían llegar a 18 grados de máxima. Por lo tanto, el pronóstico fue bastante agradable.

En cambio, Berchy unos años antes había visitado a su hermana en pleno verano sevillano. Los veranos son secos y muy calurosos, con poca lluvia y temperaturas con máximas de 35 grados.

Si andan con pequeños y tienen en mente ir a Sevilla, les aconsejamos que eviten el verano. De no ser posible, hidraten permanentemente a los niños, usen protectores solares, gorros y ropa ligera no sea de colores oscuros.

Salvo esta aclaración del clima, Sevilla es una ciudad amigable y segura para viajar con chicos.

Córdoba

Dejamos Sevilla y nos despedimos de la familia para dirigirnos a la increíble ciudad de Córdoba que se encuentra a poco más de 130 kilómetros de distancia.

Córdoba es un lugar muy particular, en ella se puede apreciar el pasado islámico durante la Edad Media. Recordemos que los españoles lucharon en su tierra contra los musulmanes, en una guerra de casi 8 siglos.

Esta peculiar urbe respira cultura árabe por donde se la mire, pero también puede verse en ella los vestigios romanos.

Dónde nos alojamos…

Hotel Mezquita
Hotel Mezquita

Decidimos estar dos noches en este encantador rincón andaluz. Y preferimos alojarnos en un hospedaje que estuviera bien ubicado.

Elegimos Hotel Mezquita, que se encuentra literalmente frente a la mezquita de Córdoba. Lo recomendaríamos una y mil veces, y lo elegiríamos, sin dudas, cien veces más.

Su ubicación es excelente pero además su decoración, su ambientación y sus servicios son muy buenos. Tenía desayuno pero no estaba incluido en la tarifa. Encontramos el hotel a un precio súper accesible. Lo bueno de viajar en temporada baja (invierno) es que los precios son mucho más económicos que ir en otra fecha.

Córdoba nos trató muy bien y es muy acogedora para ir con bebés o niños.

10 imperdibles de Córdoba

1. Ni bien llegamos, dejamos el equipaje en el hotel y nos fuimos a andar por la ciudad. Cayendo la tarde aprovechamos e ingresamos al Alcázar de los Reyes Cristianos, construido en el siglo XIV. Pagamos cerca de 5 euros la entrada. Y la visitamos siendo casi de noche. Luego caminamos un poco por la ciudad, cenamos en un restaurante muy reconocido y nos fuimos a descansar.

2. Al otro día nos preparamos para la célebre Mezquita de Córdoba, es la principal atracción turística de la ciudad. Es una de las mezquitas más grande del mundo y a su vez, es la Catedral de Córdoba. Lleva tiempo recorrerla. Por este motivo preferimos hacerla por separado. Berchy fue por la mañana mientras yo me quede con Joaco paseando y luego fui yo, mientras ellos dormían una siesta. No sacamos ticket con antelación y nos pareció que no es necesario. Las audio guías fueron importantes como para podernos interiorizar en el tema. A primera hora del día su acceso es gratis pero por poco tiempo. La entrada tiene un valor de 10 euros por adulto y los menores de 10 años ingresan gratis.

3. Muy cerca de la mezquita se alza el Puente Romano que atraviesa el río Guadalquivir. Es precioso verlo tanto de día como de noche. Lo mismo caminarlo de punta a punta.

4. En el puente se halla emplazado la Torre de Calahorra que supo ser una fortaleza islámica que cuidaba el paso del puente. Hoy es una torre museo, nosotros decidimos no ingresar por una cuestión de incomodidad a la hora de subir las escaleras con el cochecito. No es imposible hacerlo, por supuesto, pero no nos despertó demasiado interés.

5. Del otro lado del puente se erige la Puerta del Puente que es una de las 3 puertas de la ciudad. Ésta, junto al puente y la Torre, constituye un conjunto declarado Bien de Interés Cultural.

6. Andalucía se destaca por sus patios andaluces cuyas decoraciones tienen estilos romanos y estilos árabes. Pero lo más destacado de ellos es que se cuelgan una importante cantidad de plantas sobre las paredes. Muchas calles cordobesas tienen este tipo de ornamentación. La más famosa es la calleja de las flores, que además es muy angosta y se ubica a metros de la Mezquita-Catedral.

7. Su plaza principal se llama la Plaza de la Corredera, en donde fuimos ambos días a visitarla. Se puede ingresar a través del Arco Bajo o el Arco Alto.Tiene una excelente combinación de colores en toda la plaza. Sin dudas es un punto de referencia de Córdoba y un lugar en donde no se puede pasar por alto.

Templo Romano
Templo Romano

8. También decidimos ir a conocer el Templo Romano de Córdoba. Se encuentra a 100 metros de la Plaza de la Corredera. Es un conjunto arqueológico que se encuentra junto al Ayuntamiento. Es gratis y está enclavado en plena urbe. No lleva mucho tiempo.

9. Seguimos caminando hacia la Plaza de las Tendillas, ya que estaba a 300 metros del Templo. Su famoso reloj canta la hora pero con música de guitarras. Esta plaza se conecta con las principales avenidas comerciales.

10. De regreso, aprovechamos para visitar la Sinagoga. Su entrada es gratuita y aunque el recorrido es corto, vale la pena conocerlo. Se halla dentro de la judería, que ya es un paseo en sí mismo.

Restaurantes

En cuanto a las comidas tuvimos la oportunidad de conocer dos restaurantes ubicados en el casco histórico.

La primera noche cenamos en el Bodegas Mezquita. Acogedor lugar.

La noche siguiente cenamos en el famoso restaurante llamado El Caballo Rojo. La cena no es barata pero nuestros familiares nos dijeron que no podíamos dejar de ir a comer allí. Probamos platos que pensé que nunca iba a comer, cómo por ejemplo rabo de toro. Nos atendieron de maravilla y tuvimos la suerte de ser la única mesa ocupada en todo el restaurante.

Consejo muy de papis

Nos habíamos olvidado el cambiador del bebé en el primer restaurante. Por suerte, cómo nos íbamos a quedar un día más, pudimos recuperarlo al día siguiente.

Cuando viajamos con niños llevamos muchas cosas. Cuanto más elementos transportamos, hay más probabilidad de perder pertenencias. Lo ideal es llevar cosas que no tengan demasiado apego familiar.

Mejor no llevar el cambiador que le regaló la tía, ni la manta que le tejió tu amiga. Tampoco su chiche preferido. Nosotros nos armamos de un conjunto de cosas de viaje, que sabemos que tranquilamente se pueden perder o romper, y eso no nos modificaría el humor ni nos arruinaría el día en caso que sucediera.

Viajar con niños ya de por sí es complicado. Si a esa complicación de base, le sumamos otras, el viaje puede ser estresante. Sabíamos que íbamos a recuperar el cambiador, pero en caso de no hacerlo, ya estábamos dispuestos a comprar otro.

Toledo, Ávila y Segovia

Haber recorrido parte de España fue un privilegio. Sin embargo, no podemos dejar de mencionar que casi todos los lugares que visitamos tenían cuestas y adoquines por doquier. Muchas callejuelas eran muy angostas, casi que pasaba solo nuestro auto, y algunas de ellas no tenían veredas.

Este escenario por lo general corresponden a las juderías de las ciudades españolas.

España ha luchado contra los musulmanes en su propio suelo, durante casi 8 siglos. El paso islamita ha dejado una impronta muy marcada en la tierra hispana.

En cuanto al judaísmo, ha sido una religión muy discriminada en este país. A tal punto que, a quienes profesaban esa fe, les  permitieron quedarse en el país, pero fueron aglutinados en barrios específicos. De ahí el nacimiento de las juderías.

Particularmente siempre nos pareció que tienen un encanto muy especial, de hecho siempre fue lo primero que tratamos de conocer en cada ciudad.

Si bien se complicaba un poco ir con el carro de niños, conocer estos lugares valió la pena y así todo creemos que, llevar el cochecito, es la mejor opción aunque no parezca.

Toledo

Toledo
Toledo

Desde Madrid decidimos ir una mañana hacia Toledo, ciudad que se ubica alrededor de unos 70 kilómetros desde la capital española.

Tardamos menos de una hora en llegar. Fue nuestra primera mañana, soleada pero helada. Llegamos muy temprano y había algunos locales que aún estaban cerrados. Por esto aconsejamos no llegar a primera hora.

Es un rincón medieval con calles adoquinadas y empinadas y fue lugar de residencia del El Greco. Las principales atracciones del lugar son:

-Puerta del Sol.

-Iglesia de Santiago de Arrabal.

-Puente de Alcántara.

-Museo del Greco.

-Monasterio de San Juan de Los Reyes.

-Alcázar de Toledo.

-Iglesia de Santo Tomé.

-Santa Iglesia Catedral Primada.

-Sinagoga de Santa María La Blanca.

Nosotros no pudimos hacer todas. Nos dedicamos más a caminar por el casco que a entrar en los recintos. Aún no sé cuál es mejor opción.

Ávila

La segunda mañana tomamos la ruta que nos dirigía hacia Ávila, con poco más de 100 kilómetros de distancia.

Es una ciudad tan medieval que parece salida de un cuento del Siglo XII. Lo más destacado son sus murallas medievales que son las mejores conservadas en el mundo.

En la arquitectura de la urbe se pueden apreciar estilos góticos y románicos. Las actividades más interesantes para visitar son:

-Murallas.

-Iglesia De San Pedro: de estilo románico.

-Basílica de San Vicente: templo románico.

-Real Monasterio de Santo Tomás: estilo gótico.

-Catedral de Ávila (casi todas las catedrales españolas (y las europeas en general), cobran una entrada para ingresar.

Hay otras atracciones en Ávila pero después de mucha caminata, decidimos almorzar en un hotel con restaurante ubicado en el corazón de la ciudad. Pedimos un menú a la carta que mucho no nos había gustado.

Ávila es hermosa, ni pueden dudar visitarla si andan cerca de allí.

Luego del almuerzo, cargamos nafta y nos fuimos directamente a conocer Segovia.

Segovia

Acueducto de Segovia
Acueducto de Segovia

Llegamos a Segovia pasado el mediodía. Es una ciudad preciosa, con aires medievales y amurallada. Su judería nos cautivó y no queríamos dejar de caminarla.

Las calles pueden resultar incómodas para el carro de niños. Pero no importa, se pueden hacer igual!

Los principales paseos para hacer son:

-Acueducto de Segovia: de origen romano, data del Siglo II d.C.

-Alcázar de Segovia: declarado Patrimonio de la Humanidad, es uno de los alcázares más lindos. Lamentablemente cuando llegamos, estaba cerrado. Así que les aconsejamos no dejarlo para lo último como hicimos nosotros.

-Catedral de Segovia: de estilo gótico, cuesta 3 euros la entrada.

-Plaza Mayor: en pleno casco histórico, es una de las principales plazas de la ciudad.

-Puerta de San Andrés: está ubicada en el lado sur de la muralla.

-Plaza de Medina del Campo: ubicada entre la Plaza Mayor y el Acueducto.

Por supuesto que hay muchas iglesias y edificios más para visitar. Nosotros recorrimos los mencionados.

Nos gusto tanto este lugar que nos quedamos más de lo que calculamos. Eso significó resignar Salamanca para otro viaje.

Cuando comenzó a hacerse de noche, nos fuimos al auto que lo habíamos dejado en un aparcamiento público y volvimos a Madrid. En un viaje de 1 hora, llegamos a la capital en el horario de la cena.

Es verdad que los argentinos cenamos muy tarde. Eran cerca de las 9 de la noche y por suerte, teníamos compras hechas del día anterior.

Así que comimos y nos fuimos a dormir porque al otro día era el turno de abandonar Madrid para dirigirnos a la magnífica ciudad de Córdoba.

Se iba configurando nuestro viaje por España. Ya nos habíamos acostumbrado al frío. Para ello habíamos llevado mucho abrigo, y con la compra del cubre pies para el carro de Joaco, nada nos iba a detener.

En 3 días ya habíamos conocido 4 ciudades e íbamos con nuestro bebé de 8 meses, quien pronto festejaría un nuevo cumple mes en el próximo destino.

Madrid, nuestro gran debut como familia viajera

Debutamos por primera vez como familia viajera en un vuelo de 12 horas por Iberia. Era mi primer viaje y el de Joaco también, pero él tenía apenas 8 meses de edad. En ese primer vuelo nos enteramos que existen la cunas de bebés para avión. Se solicitan previamente. Como hay poca oferta, la demanda suele ser alta y no siempre se tiene la suerte de conseguirla. En esta ocasión no habíamos tenido esa suerte, pero si la pareja que viajaba delante de nosotros y que, gracias a ellos, conocimos de la existencia de estas cunas.

Como Joaco era bebé no abonó el pasaje (hasta los 2 años sólo pagan una tasa de impuesto y seguro). Pero eso significó que viajó en brazos durante todo el viaje, lo cual es muy incómodo. Por suerte durmió un montón. No así yo que la ansiedad me jugaba una mala pasada.

Aterrizamos en suelo español alrededor de las 17 horas del país de destino y fuimos directamente a alquilar un auto en las oficinas del aeropuerto. No teníamos nada reservado. Luego de cotejar precio, terminamos contratando el servicio a través de la compañía Hertz. Tuvimos que contratar el adicional de la silla del bebé. Nos ofrecieron también la prestación del GPS, pero teníamos uno propio con todos los mapas que habíamos cargado en Buenos Aires. Una vez finalizado todos los trámites tomamos el camino que nos conducía hacia el apartamento que nos había prestado gente amiga.

Éste estaba ubicado en las afueras de Madrid, específicamente en Boadilla del Monte, a media hora del centro. Estuvimos los primeros tres días en este lugar y desde allí teníamos programado nuestro itinerario. Hacía frío, habíamos elegido el mes de Enero por nuestros trabajos, por lo que viajamos en pleno invierno español.

Recorrido por Madrid

Museo del Prado - Madrid
Museo del Prado – Madrid

Nuestra primera mañana madrileña la dedicamos al célebre Museo Nacional Del Prado. En él se hallan obras de famosos artistas tales como Velázquez, el Greco, Tiziano, el Bosco y Rembrandt (mi favorito). Caminando por las diferentes salas del recinto uno se encuentra con obras magistrales como Las Meninas de Velázquez o El Jardín de las Delicias de El Bosco.

El museo tiene un horario gratuito que generalmente coincide con las últimas dos horas del día. Sinceramente desconocíamos esta información cuando fuimos. No sacamos el ticket por anticipado, lo compramos directamente en la boletería y, si bien había algo de gente, tampoco tuvimos una espera muy larga. Quizás depende el momento del día. Así al menos fue temprano por la mañana. Fue una actividad muy accesible para ir con carro de bebés, hay rampas y ascensores que permiten trasladarse sin demasiados inconvenientes.

Luego del Museo nos cruzamos al Jardín Botánico en donde aprovechamos el paseo para darle de almorzar al bebé la papilla que habíamos preparado antes de salir. Luego del almuerzo, nos fuimos a visitar la emblemática Plaza Mayor, corazón de la capital española. Visitamos este sobresaliente icono hispano tanto de día como de noche. Es una zona con mucha gente y con diferentes ofertas de bares y restaurantes.

Es la principal plaza de la ciudad y está muy cerca de la Puerta del Sol. Uno de los principales accesos a este rincón es el Arco de Cuchilleros. La Puerta del Sol es considerada el kilómetro cero de la ciudad.Sin dudas, la construcción más destacada de dicho punto turístico es la casa de correos con su respectivo reloj.

También visitamos el Palacio Real de Madrid que está ubicado a 650 metros de la Plaza Mayor. En invierno está abierto a partir de las 10:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde, pero en verano su horario se extienda hasta las 8 pm.

En medio de ambas atracciones está el Mercado de San Miguel en donde, aprovechando el itinerario, dimos una vuelta para conocerlo.

Por la tarde, nos dirigimos a ver la Puerta de Alcalá que es un precioso monumento ubicado en la Plaza de la Independencia. Muy cerquita de allí se erige el Palacio de Cibeles (Palacio de Comunicaciones) y aprovechamos esa ocasión para conocerlo. Por supuesto no dejamos de visitar el famoso estadio Bernabéu al que fuimos con el auto. Y caminamos sin rumbo fijo tomando calles célebres como la Gran Vía.

Cómo alimentar al bebé?

Con la comida de Joaco se nos ha complicado un poco. En más de una ocasión nos sucedió que pedimos un puré en un restaurante y nos dijeron que no hacían papilla. Un simple puré de papa parecía ser toda una complicación.

De todas maneras, si quieren viajar a España con un bebé, NO DESESPEREN!! Existen potecitos de comida preparada para los pequeños. Hay de todos los gustos y para distintos meses de edad. Y se encuentra fácilmente en las farmacias. Además venden yogur para bebés que no necesitan cadena de frío. Ideal para usarlo de postre o colación. Nos vino genial en el viaje.

En un principio le dábamos el biberón con leche en polvo, pero por una cuestión de practicidad asociada con el itinerario, nos resultó mucho más funcional las leches maternizadas líquidas. Así que ya desde los primeros días, compramos este tipo de productos y en ningún otro viaje volvimos a comprar la leche en polvo.

En cuanto a nuestra alimentación, la verdad que la comida española es riquísima. Sus clásicas tapas, sus paellas y sus mariscos son una tentación permanente. En cualquier lugar donde uno desee almorzar o cenar, se encuentra sin dudas con buena gastronomía.

Viajar en Invierno a España con niños

No sólo fuimos a Madrid con un bebé muy chiquito, sino que lo hicimos en pleno Invierno. Las temperaturas oscilan entre  una mínima de 4 grados y una máxima de 12 grados. El frío lo sentíamos mucho más por la noche porque los días eran todos soleados.

Para afrontar el fresco llevamos el cobertor del carro de Joaco. Lo usábamos sobre todo, si había viento. Pero en esta misma ciudad nos enteramos de la existencia del cubrepies para cochecito. No sabemos si ya existían en Buenos Aires o simplemente nunca le habíamos prestado atención. Pero nos sirvió mucho para resguardarlo de las bajas temperaturas. Entre eso y el cobertor, tenía su propio ambiente climatizado.

Visitar otras ciudades desde Madrid

Cómo estuvimos 3 días en la capital española, decidimos darnos la oportunidad de visitar desde allí la ciudad de Toledo, Ávila y Segovia. Fuimos y volvimos en el día.

En el siguiente post le damos toda la info necesaria para conocer estos encantadores lugares.

Si tienen dudas de viajar con bebés, sólo podemos decirles que se animen. Y si ya tienen un pasaje en mano, sólo les aconsejamos que se relajen… Hay altas posibilidades que todo salga BIEN.