Cáceres: finalizando nuestro viaje por España

Abandonamos Cádiz y volvimos a Sevilla a saludar nuevamente a nuestros familiares, estuvimos un par de días con ellos y elegimos la ciudad de Cáceres para visitar luego de la despedida.

Luego de pensarlo mucho nos decidimos por este lugar tan especial de la región de Extremadura. Es tan medieval por donde se la mire, con sus calles adoquinadas y angostas y sus edificios históricos. Su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad, representa la medievalidad en sus últimos períodos. Está ubicada a tan sólo 262 km de Sevilla y a 300 km de Madrid.

El Alojamiento

Desayuno en la cama
Desayuno en la cama

Siendo uno de nuestros últimos hoteles nos dimos el gusto de alojarnos en el Parador de Cáceres. Nos habíamos quedado con tantas ganas en los destinos anteriores, que no quisimos perder la oportunidad de hacerlo.

En otro post habíamos contado que en España, hay una cadena de hoteles que se llaman Paradores y que se destacan por ser hospedajes público, de categoría, que se encuentran en distintas ciudades españolas. Pero por sobre todo, son alojamientos que se han construido sobre algún edificio histórico o en lugares destacables, considerados de interés histórico o cultural. Dichos hoteles han sido declarados Bienes de Interés Cultural.

Realmente son preponderantes. Si no se hospedan en ellos, pueden darse el gusto de tomar un café en uno de sus restaurantes o cafeterías. Nuestro parador conservaba la construcción de un palacio renacentista, con una coexistencia de elementos antiguos con modernos. De una elegancia relevante. Está ubicado en pleno casco histórico. Tiene un excelente restaurante con buena gastronomía, habitaciones súper cómodas y una atención inmejorable.

Estuvimos dos noches allí y, si bien teníamos todas las comodidades, yo no la pasé particularmente bien porque tuve un resfrío descomunal que me tiró un poco en la cama, resfrío pescado lamentablemente en el hotel Senator de Cádiz como consecuencia de la mala calefacción.

De todas formas, disfruté lo que pude de Cáceres y de ese hermoso hotel.

De las mejores anécdotas del viaje…

Camino desde Sevilla a Cáceres, decidimos parar a almorzar en la ciudad de Mérida, y de paso conocer ese hermoso lugar. Luego de comer paseamos un rato por su centro y nos fuimos para Cáceres que se encontraba a 70 km de distancia.

Cuando llegamos al hotel Parador, nos dimos cuenta que nos habíamos olvidado el cochecito de Joaco en una de las calles de Mérida. Se preguntarán cómo? Nosotros también.

Producto de una desinteligencia, Berchy creyó que lo guardaba yo mientras él ponía al bebé en la sillita y yo creí que él lo guardaría en el baúl, luego de acomodar a Joaco. Ambos confiamos que el otro había hecho ese trabajo, pero entendimos que eso no fue así cuando hicimos el check-in en el Parador de Cáceres.

Después de pensarlo un rato, Berchy  decidió volver a Mérida en busca del carro el cual estaba en la comisaría. Una persona lo encontró y al reconocerlo como un objeto extraviado, lo llevó hasta allí. Berchy llegó a la comisaría luego de rastrearlo mientras le preguntaba a los vecinos si habían visto un rodado de niños.

Por suerte salió todo bien, pero por este error estuvimos al borde de tener que comprar un cochecito nuevo, lo que significaba gastar una cantidad determinada de dinero, que no teníamos en los planes gastar. Uno es muy precavido y cauteloso en los viajes, pero puede pasar hasta lo impensado. Olvidarse el objeto más grande del equipaje de nuestro hijo.

Qué conocer en Cáceres?

Sin dudas la Ciudad Vieja situada en el casco antiguo es la principal atracción de dicha localidad. Fue declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1986. Cuenta con palacios y casas de la nobleza, como así también importantes monumentos religiosos, arcos y puertas de entrada antiguos, torres medievales y plazas urbanas.

El Museo de Cáceres es uno de los principales de la ciudad. Su visita dura aproximadamente una hora y no olviden los Lunes está cerrado. Otro museo atractivo es el Palacio de los Golfines de Abajo.

La Concatedral de Santa María cuyo edificio se completó para inicios de la Edad Moderna, es algo que no pueden perderse. su construcción se inició en el siglo XIII, por eso puede lucirse su estilo románico.

El Arco de la Estrella es la puerta más famosa de esta ciudad medieval, vale la pena pasar a conocerla.

Sus principales plazas como Plaza mayor y Plaza de san Jorge no pueden dejar de ser visitadas. En la Plaza Mayor se halla la torre de Bujaco, la cual es una de las más emblemáticas y llamativas de Cáceres.

Finalizando el viaje…

Finalizando nuestro viaje, empacamos las maletas para dirigirnos hacia Madrid a vivir nuestro último día de vacaciones. Esta vez nos alojamos en un hotel bien céntrico, muy cerca de las principales arterias urbanas de la capital.

Luego dejamos Madrid para ir al aeropuerto de Barajas, en donde tuvimos que ir cerca del mediodía para entregar el auto en horario. Lo que no nos percatamos es que el vuelo salía por la noche. Eso implicó que hayamos estado tiempo récord en el aeropuerto, de aproximadamente 8 horas.

No recuerdo mucho lo que hicimos, probablemente lo borramos de la memoria, pero no tengo una sensación de haberla pasado tan mal o que se nos haya hecho tan largo.

Lo único que recuerdo con exactitud fue que se nos dificultó mucho a la hora de conseguir comida para Joaco, la empleada de un lugar me regaló un potecito de comida sin que lo vieran sus jefes. Probablemente, como la memoria es selectiva, este hecho sobresalió en las 8 horas de espera en el aeropuerto. Mi mente decidió atesorarlo y borrar todo lo demás.

Así finalizó nuestro viaje por suelo hispano. Hermoso país y con gente muy amigable.