Naples

Luego de 5 días de estar alojados en Sarasota emprendimos camino hacia Naples que se encuentra a una distancia de 187 kilómetros. Tardamos poco menos de dos horas en llegar, los caminos están muy bien y el viaje ha sido muy ameno.

Si el ocaso de Sarasota nos había encantado, el de Naples nos dejó con la boca abierta. Vale la pena ir todas las tardes a la playa a ver posar el sol sobre el mar.

Por una recomendación que nos habían hecho, nos alojamos en el hotel Pelícano Inn, muy bonito pero demasiado alejado de la playa para nuestro gusto y nuestra comodidad. Siempre tuvimos que subirnos a la camioneta para poder ir al mar. Eso implicaba que nos tuviéramos que poner permanentemente de acuerdo con el horario de salida y la hora de regreso (recordemos que habíamos alquilado un vehículo para todos juntos)

Sobre Naples

Atardecer en la playa
Atardecer en la playa

Ubicada sobre el Golfo de México, Naples se alza como una hermosa y elegante ciudad de La Florida, con mansiones de familias adineradas que, en muchas ocasiones, están destinadas al descanso de la tercera edad. Hay un gran poder adquisitivo en la ciudad y eso no pasa desapercibido, es palpable en las casas, los restaurantes, las cafeterías y todos los bares de la zona.

Las playas son divinas y en ningún momento suelen estar atestada de gente, por lo general son todas tranquilas. Los atardeceres sobre el mar son los más lindos que hemos visto hasta el día de hoy. La arena es blanca y fina y el agua es cálida.

El Muelle de Naples (Naples Pier) es en donde se reúnen las personas a contemplar el atardecer y hoy se convirtió en un símbolo de la ciudad.  La tranquilidad, el orden y la belleza son 3 elementos que se destacan en esta sofisticada urbe. Como la mayoría de las playas de la Florida, puede haber presencia de tiburones en el agua, por eso siempre es mejor asesorarse y respetar las límites y carteles de cada balneario. Un día, desde la orilla parecíamos ver aletas de tiburones.

Qué hacer en Naples?

Playa en familia
Playa en familia

Además de la playa y la gastronomía, la ciudad ofrece entretenimiento para los más pequeños de la mano del Museo de los Niños (llamado Golisano Children’s Museum) y del zoológico. Además existen varias tiendas comerciales y outlets que son mucho más tranquilos que los de Miami. Y a media hora de viaje, se halla un gran outlet que se llama Miramar en donde los precios son iguales a los de Miami con la diferencia que, los negocios, no están colmados de personas.

Naples combina la tranquilidad y la belleza de sus playas, con la oferta comercial. Es un buen destino para vacacionar con niños. Incluso, mucho más que Miami, aunque siempre se trata de una cuestión de gustos.

Comer en la Florida

Caravana en Naples
Caravana en Naples

Hay una variedad inmensa de tipos y marcas de productos comestibles. Nunca es una preocupación este tema, en un lugar así. Es verdad que son especialistas en comida rica pero no muy sana. De todas formas se puede conseguir productos alimenticios saludables fácilmente. El tema es saber y querer elegirlas. Frutas, verduras, ensaladas… están en todas las tiendas.

Por lo general, por estas y otras cuestiones, la Florida siempre resulta ser un destino en donde los padres se sienten confiados y seguros. Pero esto sucede en casi todas sus partes, más allá de Miami que es el lugar más elegido.

Sarasota y Siesta Key

Ni bien aterrizamos en Miami, luego de un vuelo de 8 horas, nos subimos todos a la van y nos fuimos para Sarasota. Recordemos que viajamos con una familia amiga e íbamos todos juntos en el mismo vehículo (en el post “Odisea en Miami” nos encargamos de convencerlos a ustedes que no hagan lo mismo).

Llegamos a Sarasota luego de un viaje de casi tres horas y media por carretera. Hay una distancia de 373 kilómetros entre una y otra ciudad. Las rutas están impecables y el tránsito es muy prolijo. No hay ningún inconveniente a la hora de manejar en Estados Unidos. Lo único distinto es que todos los autos son automáticos pero eso no es impedimento, todo lo contrario, es una gran comodidad.

Penthouse en Sarasota
Penthouse en Sarasota

Nos alojamos en un apartamento en el que nos hicieron un upgrade porque se habían quedado sin lugar y nos dieron, por el mismo precio, un hermoso penthouse con vistas al mar.

Era increíble. Cada familia tenía su cuarto, muy amplio, con vista al mar y con baño completo. Compartimos la cocina y el living, que eran de típica película de Hollywood. Lo único incómodo es que debíamos subir dos pisos por escalera y eso significaba alzar a los bebés a upa y llevar los cochecitos en mano, pero dicen que a caballo regalado no se le miran los dientes y así fue.

En cuanto a la convivencia, fue genial. Íbamos y veníamos a la playa cuándo y cuánto queríamos. La pasamos muy bien.

Sobre Sarasota

Sarasota
Sarasota

Es una hermosa ciudad del sur de Tampa, ideal para los amantes de las playas. Sus principales playas se destacan por su arena blanca y fina y sus aguas bastantes profundas que atraen a los surfistas. Su clima es suave y con precipitaciones durante todo el año. El mes más caluroso es Junio (justo cuando fuimos nosotros, aunque no sentimos agobio en ningún momento) y el mes más frío es Enero, con máximas de 21 grados aproximados.

En Sarasota hay centros comerciales y outlet para realizar todo tipo de compras, además de muchos restaurantes y bares de calidad gastronómica. También existen museos, galerías de artes y espectáculos artísticos si desean hacer otro tipo de paseo. Es una linda ciudad, con hermosas playas y variedad de paseos para hacer.

Siesta Key

Es la playa más famosa de Sarasota y es considerada la mejor playa de todo Estados Unidos. Su arena es blanca y fina, a tal punto que parece harina realmente. El agua es cálida y limpia, con un hermoso color. La playa es amplia, rústica y extensa, eso complicaba un poco el traslado del carro, pero nada imposible de hacer.

Hay pocos servicios de playa aunque cuentan con aparcamiento gratuito y baños públicos. Hay accesos para silla de ruedas y bajada pública. Se pueden conseguir alquiler de sombrillas aunque económicamente conviene comprar una si van a estar varios días de vacaciones.

Si van con niños, lo mejor es hacerlo en horarios en los que el sol no esté demasiado fuerte. Esto es por la mañana o por la tarde. Como nuestro apart se ubicaba frente a la playa, íbamos y veníamos a cada rato.

 

Siesta Key, playa
Siesta Key, playa

Las puestas del sol son un espectáculo que nadie puede perderse y nosotros nunca lo hicimos. Todos los ocasos nos encontraron en la playa, lo único que cuando volvíamos al departamento, ya comenzando a oscurecer, pasábamos por una zona de arbustos en el que había una invasión de mosquitos. A los bebés los llevábamos en el cochecito con el mosquitero puesto porque a los más pequeños no podíamos ponerle repelente porque eran menores de 1 año.

Siesta Key sin dudas nos encantó y lo recomendamos como destino turístico para pasar unas vacaciones en familia.

Estuvimos alojados cinco días en esta ciudad y luego emprendimos viaje a Naples para estar cinco días más. Cuando llegamos al nuevo destino nos dimos cuenta que nos habíamos olvidado varias cosas. En la lista de objetos olvidados se encontraba la mamadera y la tablet. Por suerte nos comunicamos con el lugar y se encargaron de realizar el envío hacia nuestro nuevo hotel, momento tenso que se solucionó una vez que nos confirmaron la devolución de las cosas.

Con el problema solucionado, nos relajamos para vivir unos días en este nuevo destino.

Una odisea por Miami

Después de tanto buscar nuestro segundo hijo, logramos quedar embarazados de Luigi completando así nuestra familia. Éste fue un momento especial,  el cual ya conté en algún momento. Me habían detectado trombofilia y tuve que darme todos los días una inyección de heparina para que la gestación marche bien.

Cómo todo iba muy bien en el embarazo, a los cincos meses decidimos sacar pasaje para irnos una vez nacido Luigi que ni siquiera habíamos elegido su nombre para ese entonces. Qué tuvimos en cuenta para hacerlo?

En principio Luigi nacería para el mes de Marzo (y así fue), en primer lugar tuvimos en cuenta la fecha de vacaciones. Debía ser antes de terminar mi licencia por maternidad y a su vez, luego de su segundo cumple mes ya que se aconseja que el bebé viaje al menos con sus dos meses de vida cumplidos y sus primeras vacunas aplicadas correspondientemente.

Por eso elegimos viajar en Junio, verano en La Florida, además los precios eran accesibles y Luigi ya tendría 3 meses para ese entonces.

Tuvimos que llamar a la aerolínea para consultar si se podía comprar un ticket de un pasajero que aún no había nacido y no tenía documento de identidad. No se podía, claramente, pero una vez nacido se compraba el pasaje que no es más que un impuesto y un seguro, dado que el bebé no ocupa asiento y no paga.

Así que, una vez nacido, tuvimos que sacarle su pasaporte lo antes posible y su visa e iniciar el trámite en la aerolínea. Fue todo muy sencillo aunque parezca engorroso.

En seguida unos amigos con los que nos gusta viajar se sumaron a nuestro plan de viaje. Ellos tenían dos pequeños más, Tomi de 2 años y medio y Agus de 6 meses. Así que comenzamos a planificar el itinerario con 4 criaturitas muy pequeñas… sí, sí, una Odisea!

Viajar con otras familias: aciertos y errores

Lo bueno de viajar con otra familia no hace falta aclararlo. Compartir y divertirse son las principales premisas. Que los niños se hagan amigos y jueguen juntos es aún mejor. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas cuestiones para evitar conflicto.

Alquiler de van
Alquiler de van

Desde un primer momento yo insistía con que alquiláramos dos autos por separado. Que la independencia de cada familia me resultaba necesaria para la buena convivencia.

No me prestaron demasiada atención aunque traté de ser insistente y rentamos finalmente una van. A su vez, la que nos tocó (la alquilamos directamente en el aeropuerto) no tenía todos los asientos isofix. Eso implicó que tuvimos que sentar a los niños donde pudimos y no donde quisimos.

Joaco y Tomi se llevaron a las patadas (por suerte su relación cambió y hoy se quieren mucho). No podíamos evitar que se sienten uno al lado del otro por el tema de las sillas y los isofix, así que cada cinco minutos se escuchaba a uno llorar y quejarse de algo que había hecho el otro.

Por otra parte, un día Tomi levantó 39 grados de temperatura. No nos habíamos dado cuenta que ir en una camioneta con uno de los pequeños enfermo, podía ser un caldo de cultivo para los bebés. Fue algo que no lo habíamos pensado hasta que sucedió. Por suerte Tomi se mejoró y ninguno se contagió. Pero fue un elemento más para darnos cuenta que había sido una pésima decisión alquilar un vehículo para todos.

Y un motivo más para confirmar que aquello había sido un error, es que los tiempos de los niños son inmanejables. Algunos de ellos podían pasar más tiempo en la playa o haciendo compras. Por lo que siempre tuvimos que ir adaptándonos ambas familias, una con la otra.

La idea no es generar un post bajonero, pero si están por viajar con otra familia, les gritaría si fuera necesario para que no cometan la misma locura… cada uno, en su vehículo.

Alquilar auto en Miami

La oferta de autos es increíble y uno siempre está tentado a rentar esos coches que son imposibles de comprar en nuestro país natal. Marcas reconocidas, autos deportivos, automóviles descapotables están en el playón esperando para ser alquilados.

Los vehículos son todos automáticos pero eso no debe preocuparlos si nunca manejaron uno. Es una gran comodidad y son mucho más fáciles de conducir. Y cualquier persona se acostumbra fácilmente a lo que es sencillo, así que no tardarán en hacerlo.

Las rutas y carreteras son de primera y el tránsito es prolijo y se respeta las leyes de vialidad. Los peajes no se abonan en el momento, si no que luego llegan en el resumen de la tarjeta, al menos así hacíamos nosotros.

En cuanto a la forma de cargar nafta es Self Service, pagás, cargás y te vas.

Viaje de compras

Alquilar carro para niños
Alquilar carro para niños

Uno de los objetivos era comprarles la ropa a los niños. Fuimos apenas con una valija la cual llevaba 3 mudas de ropa para cada uno. En nuestro país la vestimenta para pequeños es muy cara así que aprovechamos este viaje para abastecernos un poco con prendas para los chicos.

Las tiendas que mejor nos resultaron para comprar ropa y algunos juguetes han sido Marshalls y Walmart, aunque también visitamos el Dolphin Mall y el Sawgrass Mill.

A mí particularmente no me gustan los shopping así que no soy parámetro de comparación. Algunas cosas que necesitaba las compré por la aplicación Amazon y mandé el envío a los lugares en donde estábamos alojados. Eso me hizo ahorrar mucho tiempo de compras para poder disfrutar más de la playa.

En cuanto a la movilidad de los niños, en casi todas la tiendas ofrecen carros con forma de vehículos, que se alquilan para transportar a los niños.

A su vez, en muchos shopping hay sectores de juegos destinados para ellos.

Sobre el alojamiento

Elegimos un hotel de categoría ubicado en el barrio de Surfside. Esta zona se está poniendo de moda en los últimos años, se caracteriza por la presencia de boutiques elegantes, tiendas de las marcas más célebres de la moda internacional y distinguidos restaurantes.

El hotel era el Grand Beach Hotel Surfside. Sus medidas son dimensionales y su fachada es imponente, sin embargo, tuvimos bastantes problemas.

En primer lugar necesitamos reclamar la cuna varias veces, algo que suele suceder en los hospedajes de todas partes del mundo, más allá que uno sea precavido y realice la reserva con demasiada antelación.

Pero además, se rompió el aire acondicionado de nuestro cuarto. Mandaron gente de mantenimiento luego de insistir con nuestro reclamo. Sin encontrar solución y siendo ya de noche, nos enviaron a un técnico que confirmó que el aire estaba roto. Nos tuvimos que mudar a otra habitación con los niños dormidos en brazos, para ese entonces era de madrugada y hacía casi 30 grados de temperatura.

Son cosas que a uno no le gusta vivir con las criaturas, sobre todo cuando se hace un esfuerzo económico para alojarse en un hotel de categoría.

La piscina y el servicio del sector de la playa termina a las 18 horas. No sé si es algo propio del hotel o de la ciudad de Miami en general.

Resumiendo…

A modo de conclusión nuestro primer viaje a Miami fue algo caótico. La ciudad es muy grande y no pudimos recorrerla de forma completa. Es un viaje que sin dudas, repetiremos en algún momento.

Quizás éste no sea un artículo que sirva para saber en qué zona alojarse, qué tiendas recorrer o qué visitar en la ciudad. Pero nuestro propósito es que sea un post que les permita no cometer nuestros mismos errores.