Hermosa Pisa

Torre de Pisa iluminada - Italia

Lo primero que me dijeron mis amados padres (quienes habían tenido la oportunidad de ir a Europa una vez en su vida) fue que, para conocer Pisa sólo se precisa un par de horas y que con una tarde sola, alcanza. Pero como buena hija que soy, no les hice caso y planifiqué estar dos días completos en esta agradable ciudad.

Por lo general los padres siempre tienen razón, pero en este caso se equivocaron rotundamente. Nos encantó estar ambas noches en este hermoso lugar.

Tuvimos casi dos horas de viaje en auto para llegar ya que veníamos desde Génova, lugar que se encuentra a 163 kilómetros de distancia de Pisa.

ALOJAMIENTO Y PARKING

Vista desde Terraza del Gran Hotel Duomo
Vista desde Terraza del Gran Hotel Duomo

Después de tanto pensarlo, elegimos el Gran Hotel Duomo ubicado en pleno casco histórico y a pocos metros de la Torre Inclinada. Es un hotel que se nota que ha sido de categoría en los años anteriores, aunque ahora permanece un poco anticuado. De todas formas, tiene una excelente localización, muy buenas instalaciones y un servicio súper profesional.

Cuenta con desayuno incluido y parking, algo que es muy codiciado a la hora de llegar con un auto rentado.

Como hemos comentado en otros post, en Italia existen zonas de tránsito limitado en la que sólo pueden circular los autos autorizados. Generalmente son calles de mucho tráfico, sumamente turísticas o ubicadas dentro del casco histórico.

Si un turista se aloja en un hotel que está dentro de esta zona restringida, es necesario solicitar la autorización para poder acceder a ella sin recibir multas. Habitualmente, los trámites para dicho permiso lo gestiona directamente el alojamiento con la policía local. Les recomendamos ponerse en contacto con la conserjería del hospedaje para resolver dudas.

Nosotros teníamos realizado todo el papeleo como correspondía. Sin embargo, un año después del viaje, nos llegó a nuestra casa una multa desde la ciudad de Pisa.

Por suerte teníamos los correos electrónicos de la reserva y el hotel se encargó de tramitar todo lo necesario para quitarnos la multa. Y así fue.

Lo más lindo del Gran Duomo Hotel es su impactante terraza en el piso superior con vistas a la famosa torre.

Fue un placer poder tomar una cerveza o un trago en ese rincón. Lo hemos podido hacer por separado porque con los niños se nos complicaba un poco la logística. También nos sirvió para relajarnos de la vorágine del viaje y así Berchy y yo pudimos tener un tiempito para cada uno.

TURISMO EN PISA CON NIÑOS

Esta ciudad nos encantó y nos encantó. Como siempre decimos, influye mucho cómo uno se siente en ese destino para llegar a una apreciación del lugar. Allí la pasamos espectacular y por ende, Pisa nos enamoró.

Piazza dei Miracoli
Piazza dei Miracoli

La Piazza dei Miracoli es el epicentro en donde se alza la torre, el baptisterio, la catedral y el camposanto. Todo parece tener un filtro fotográfico permanente.

El color verde de la plaza tiene una combinación perfecta con la peculiar tonalidad de estos edificios que, cuando los ilumina el sol, tiene un tinte aún más bello.

Lo primero que hicimos fue ir ahí. Preferimos no subir a la torre porque está prohibido para menores de 8 años y además no teníamos ganas. Nos gustaba verla desde abajo.

También fuimos a la catedral, (que la verdad es muy linda) y al baptisterio. Habíamos sacado la entrada allí mismo en la boletería.

Al otro día fuimos a conocer el camposanto (claustro y cementerio). Este ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Al estar tan cerca de esta plaza íbamos cada vez que queríamos. Pudimos verla de noche e incluso tuvimos la suerte de encontrarla torre iluminada. Es todo tan bonito, que sin dudas vale la pena ir a conocer si andan cerca.

Cómo estuvimos dos días en esta espléndida ciudad, cuna natal del astrónomo y matemático Galileo Galilei, aprovechamos para ir a recorrer otras zonas.

Baptisterio
Baptisterio

Caminamos hasta la Piazza dei Cavalieri en donde se encuentra el Palazzo della Carovana, que actualmente es sede de la universidad de Pisa.

Luego bordeamos el calmo Río Arno y pasamos por la puerta de palacios tales como el hermoso Palazzo Agostini y el Palacio Blu (museo de arte).

Una vez que llegamos al ponte di mezzo, nos dirigimos hacia la calle Borgo y avanzamos por Iglesias como la conocida San Miguel del Burgo.

La Borgo Stretto es una antigua calle con un particular encanto y aires medievales. Es una calleja comercial en donde uno puede encontrarse con negocios de todo tipo. Es un paseo muy ameno.

En Pisa nos tocaron unos días geniales. Pudimos andar ligeros de ropa gracias a la agradable temperatura que hacía.

En cuanto a la comida, almorzamos y cenamos en distintos restaurantes. Y ambos desayunos los tomamos en el hotel que tenía un amplio desayunador.

La última tarde merendamos tipo picnic en la Piazza dei Miracoli, junto a la catedral y a la torre. Estuvimos sentados, tomando fotografías y jugando al fútbol con una pelota de trapo.

Joaco quedó enamorado de la Torre inclinada, nos daba mucha gracia que le gustara tanto. Creemos que en parte se debió a su ansiedad por este viaje que comenzó unos meses antes de volar. Esta odisea estaba colmada de fantasía e imaginación y era una búsqueda permanente de gladiadores, calles de agua, y torres inclinadas. Estaba feliz de haberla encontrado. Le regalamos una torre con luz, que saben vender en los puestos comerciales.

Antes de irnos, anduvimos en carro a pedal que alquilamos por un rato y dimos una vuelta en este medio de transporte.

Finalmente tomamos la ruta para dirigirnos a Roma. Ya estábamos en la recta final de este viaje, nos quedaban tan solo dos días.

Cuando dejamos Pisa lo hicimos muy contentos. Italia es hermosa y siempre la pasamos bien, pero creemos que como familia, en este hermoso rincón itálico, ha sido el lugar en donde mejor la pasamos.

One thought on “Hermosa Pisa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *