Londres – Día 1: Viajando por Inglaterra con chicos

Abadía de Westminster

Llegamos a Londres tarde en un vuelo de British Airways, con conexión a Madrid el cual se había demorado. Aterrizamos en suelo inglés a las 20 hs aproximadamente. Como ya era de noche nos tomamos un taxi. Una particularidad fue que no hizo falta plegar el carro de niños, directamente ingresamos al vehículo con él abierto y con el bebé dentro del carro. Así son la mayoría de los taxis londinenses lo que lo convierte en una comodidad absoluta para los padres que viajan con sus hijos, aunque no hay que desconocer que esa comodidad cuesta dinero ya que los taxis en esta hermosa ciudad son bastante onerosos.

Nuestros primeros días en la capital inglesa decidimos vivirlos en la zona de Westminster, por ubicación geoestratégica de acuerdo a nuestro itinerario. Llegamos alrededor de las 21:30 hs a un hermoso apartamento, contratado a través de Booking (ya hablaremos próximamente sobre esta página) y una vez instalados nos dimos cuenta que los negocios ya estaban cerrados y nosotros sin provisiones. Cuando viajamos con hijos y nos suceden estas cosas, se nos llena el mundo de preguntas. Por suerte pudimos solucionarlo rápidamente pidiendo un caro delivery de pizzas y aguas. A pesar del cansancio del viaje, muy contentos con el apartamento nos fuimos a dormir.

El primer día completo en Londres lo arrancamos bien temprano. Berchy fue a comprar el desayuno el cual disfrutamos observando, desde la ventana, la vida inglesa. Para nosotros estaba algo fresco, aunque las personas salían a trabajar en remera. Ante esa duda, vestí a los niños con remeras y campera para tener ambas opciones. Armamos una muda de ropa de ellos, cargamos las leches y pañales que habíamos llevado desde Buenos Aires, guardamos el cobertor de lluvia y con una mochila cada uno emprendimos el primer día.

 

En Londres los horarios de los lugares turísticos por lo general comienzan a las diez de la mañana (bastante tarde) y cierran cerca de los 17 hs. (muy temprano) por esto es recomendable armarse un buen plan de recorrida. Comenzamos caminando a las 9 am por la residencial zona de Westminster. Nos dirigimos hacia el infaltable Big Ben para sacarnos nuestras primeras fotos con el emblema londinense. Cabe aclarar que se encontraba lleno de andamios debido a que está en pleno proceso de restauración y ya nos habían comentado que era una obra que iba a durar unos cuatro años. Allí cruzamos, mediante el puente, el río Támesis hasta llegar al Ojo de Londres que, luego de analizarlo minuciosamente, decidimos no subirnos ya que nos iba a llevar mucho tiempo hacerlo y preferíamos hacer otras cosas.

 

De ahí encaramos a pie hacia la plaza Trafalgar Square para luego acceder, sin tener que hacer filas, a la National Gallery. Este hermoso museo es gratuito, abre a las 10 am y cierra cerca de las 18hs con excepción de los días Viernes que cierra más tarde, aproximadamente a las 21 hs.

Después de allí nos dirigimos caminando unos 500 metros para conocer el barrio Covent Garden, luego cambiamos dirección rumbo a Picadilly Circus, ya cerca del mediodía, en donde compramos el primer auto inglés con el que iban a jugar los niños. Generalmente, por una cuestión de practicidad, no llevamos muchos juguetes desde casa y algunos los vamos comprando durante el mismo viaje. De esta forma los chicos están contentos con sus juguetes nuevos y a nosotros nos sirve como recuerdos del lugar.

 

En Picadilly Circus decidimos darles de comer algo a los niños, aunque nosotros también necesitamos ingerir bocado. Comimos algo en un Starbucks y descansamos un poco las piernas. Recordemos que para ese viaje llevamos un solo carro de paseo para Luigi pero Joaco ya había aprendido cómo hacerse un lugar en él, así que los dos iban sentados en el mismo carro. Por supuesto que tanta caminata no iba a resistir con sus apenas 4 años, de hecho hasta a nosotros mismos nos costaba un poco el ritmo y las distancias de los recorridos.

Recobradas las energías encaramos para los barrios Carnaby (en donde apreciamos una banda que hacía tributo a Queen y aquello le daba más magia al recorrido), Soho y Oxford Street.

Y ahora sí nos dirigíamos al tan esperado Museo Británico…uno de los museos más importantes del mundo que yo, siendo profesora de Historia, ansiaba conocer. El museo es realmente increíble, tiene obras y antigüedades egipcias, orientales, romanas, griegas y europeas, entre otras. Su horario es de 10 a 17,30 hs, excepto los Viernes que, como la National Gallery, cierra sus puertas más tarde. También es gratuito. Nosotros estuvimos unas dos horas aproximadamente, pero es un lugar que amerita sacarse el reloj. En nuestro caso los niños se portaron bien pero ya estaban un poco cansados con tanto trajín. Las obras con las que uno se encuentra en ese museo es algo descomunal, realmente es fantástico y nadie debería irse de Londres sin conocerlo.

 

A la salida nos tomamos un típico autobús londinense. Viajar en el piso de arriba fue un paseo en sí mismo para Joaco, con Luigi nos quedamos abajo ya que pudo ingresar en su carro sin necesidad de ser plegado. Estábamos tan contentos con nuestra recorrida que bajamos en la parada de la Abadía de Westminster y fuimos nuevamente a sacarnos fotos y caminar cerca de la zona del Big Ben.

El clima nos acompañó todo el día, no llovió en ningún momento y pasado el mediodía, ya estábamos bastante más ligeros de ropa. El pronóstico en Londres es bastante especial y eso puedo o no condicionar nuestro viaje.

Ya cayendo la tarde decidimos regresar al apartamento pero antes fuimos a comprar las provisiones que no habíamos comprado desde nuestra llegada a la ciudad. Una vez en nuestro alojamiento, nos bañamos, cocinamos, descansamos, cenamos, y nos fuimos a dormir, expectantes de iniciar nuestro día 2.

11 thoughts on “Londres – Día 1: Viajando por Inglaterra con chicos

  1. Natalia says:

    Me encanto el blog! Hermoso viaje el de Londres destino que parece imposible hacerlo con niños pero se puede!! Me encanta leerlos! Sigan subiendo sus experiencias y tips. Los sigo en instagram. Saludos!

  2. Katty says:

    Que entretenido, justo nos vamos a Eu pira con niños de 2 años y 4 meses pero no queremos llevar coches solo mochila para portear….qué piensas? Será necesario un coche?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *