Madrid, nuestro gran debut como familia viajera

Plaza Mayor de Madrid

Debutamos por primera vez como familia viajera en un vuelo de 12 horas por Iberia. Era mi primer viaje y el de Joaco también, pero él tenía apenas 8 meses de edad. En ese primer vuelo nos enteramos que existen la cunas de bebés para avión. Se solicitan previamente. Como hay poca oferta, la demanda suele ser alta y no siempre se tiene la suerte de conseguirla. En esta ocasión no habíamos tenido esa suerte, pero si la pareja que viajaba delante de nosotros y que, gracias a ellos, conocimos de la existencia de estas cunas.

Como Joaco era bebé no abonó el pasaje (hasta los 2 años sólo pagan una tasa de impuesto y seguro). Pero eso significó que viajó en brazos durante todo el viaje, lo cual es muy incómodo. Por suerte durmió un montón. No así yo que la ansiedad me jugaba una mala pasada.

Aterrizamos en suelo español alrededor de las 17 horas del país de destino y fuimos directamente a alquilar un auto en las oficinas del aeropuerto. No teníamos nada reservado. Luego de cotejar precio, terminamos contratando el servicio a través de la compañía Hertz. Tuvimos que contratar el adicional de la silla del bebé. Nos ofrecieron también la prestación del GPS, pero teníamos uno propio con todos los mapas que habíamos cargado en Buenos Aires. Una vez finalizado todos los trámites tomamos el camino que nos conducía hacia el apartamento que nos había prestado gente amiga.

Éste estaba ubicado en las afueras de Madrid, específicamente en Boadilla del Monte, a media hora del centro. Estuvimos los primeros tres días en este lugar y desde allí teníamos programado nuestro itinerario. Hacía frío, habíamos elegido el mes de Enero por nuestros trabajos, por lo que viajamos en pleno invierno español.

Recorrido por Madrid

Museo del Prado - Madrid
Museo del Prado – Madrid

Nuestra primera mañana madrileña la dedicamos al célebre Museo Nacional Del Prado. En él se hallan obras de famosos artistas tales como Velázquez, el Greco, Tiziano, el Bosco y Rembrandt (mi favorito). Caminando por las diferentes salas del recinto uno se encuentra con obras magistrales como Las Meninas de Velázquez o El Jardín de las Delicias de El Bosco.

El museo tiene un horario gratuito que generalmente coincide con las últimas dos horas del día. Sinceramente desconocíamos esta información cuando fuimos. No sacamos el ticket por anticipado, lo compramos directamente en la boletería y, si bien había algo de gente, tampoco tuvimos una espera muy larga. Quizás depende el momento del día. Así al menos fue temprano por la mañana. Fue una actividad muy accesible para ir con carro de bebés, hay rampas y ascensores que permiten trasladarse sin demasiados inconvenientes.

Luego del Museo nos cruzamos al Jardín Botánico en donde aprovechamos el paseo para darle de almorzar al bebé la papilla que habíamos preparado antes de salir. Luego del almuerzo, nos fuimos a visitar la emblemática Plaza Mayor, corazón de la capital española. Visitamos este sobresaliente icono hispano tanto de día como de noche. Es una zona con mucha gente y con diferentes ofertas de bares y restaurantes.

Es la principal plaza de la ciudad y está muy cerca de la Puerta del Sol. Uno de los principales accesos a este rincón es el Arco de Cuchilleros. La Puerta del Sol es considerada el kilómetro cero de la ciudad.Sin dudas, la construcción más destacada de dicho punto turístico es la casa de correos con su respectivo reloj.

También visitamos el Palacio Real de Madrid que está ubicado a 650 metros de la Plaza Mayor. En invierno está abierto a partir de las 10:00 de la mañana hasta las 6:00 de la tarde, pero en verano su horario se extienda hasta las 8 pm.

En medio de ambas atracciones está el Mercado de San Miguel en donde, aprovechando el itinerario, dimos una vuelta para conocerlo.

Por la tarde, nos dirigimos a ver la Puerta de Alcalá que es un precioso monumento ubicado en la Plaza de la Independencia. Muy cerquita de allí se erige el Palacio de Cibeles (Palacio de Comunicaciones) y aprovechamos esa ocasión para conocerlo. Por supuesto no dejamos de visitar el famoso estadio Bernabéu al que fuimos con el auto. Y caminamos sin rumbo fijo tomando calles célebres como la Gran Vía.

Cómo alimentar al bebé?

Con la comida de Joaco se nos ha complicado un poco. En más de una ocasión nos sucedió que pedimos un puré en un restaurante y nos dijeron que no hacían papilla. Un simple puré de papa parecía ser toda una complicación.

De todas maneras, si quieren viajar a España con un bebé, NO DESESPEREN!! Existen potecitos de comida preparada para los pequeños. Hay de todos los gustos y para distintos meses de edad. Y se encuentra fácilmente en las farmacias. Además venden yogur para bebés que no necesitan cadena de frío. Ideal para usarlo de postre o colación. Nos vino genial en el viaje.

En un principio le dábamos el biberón con leche en polvo, pero por una cuestión de practicidad asociada con el itinerario, nos resultó mucho más funcional las leches maternizadas líquidas. Así que ya desde los primeros días, compramos este tipo de productos y en ningún otro viaje volvimos a comprar la leche en polvo.

En cuanto a nuestra alimentación, la verdad que la comida española es riquísima. Sus clásicas tapas, sus paellas y sus mariscos son una tentación permanente. En cualquier lugar donde uno desee almorzar o cenar, se encuentra sin dudas con buena gastronomía.

Viajar en Invierno a España con niños

No sólo fuimos a Madrid con un bebé muy chiquito, sino que lo hicimos en pleno Invierno. Las temperaturas oscilan entre  una mínima de 4 grados y una máxima de 12 grados. El frío lo sentíamos mucho más por la noche porque los días eran todos soleados.

Para afrontar el fresco llevamos el cobertor del carro de Joaco. Lo usábamos sobre todo, si había viento. Pero en esta misma ciudad nos enteramos de la existencia del cubrepies para cochecito. No sabemos si ya existían en Buenos Aires o simplemente nunca le habíamos prestado atención. Pero nos sirvió mucho para resguardarlo de las bajas temperaturas. Entre eso y el cobertor, tenía su propio ambiente climatizado.

Visitar otras ciudades desde Madrid

Cómo estuvimos 3 días en la capital española, decidimos darnos la oportunidad de visitar desde allí la ciudad de Toledo, Ávila y Segovia. Fuimos y volvimos en el día.

En el siguiente post le damos toda la info necesaria para conocer estos encantadores lugares.

Si tienen dudas de viajar con bebés, sólo podemos decirles que se animen. Y si ya tienen un pasaje en mano, sólo les aconsejamos que se relajen… Hay altas posibilidades que todo salga BIEN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *