Una odisea por Miami

Miami

Después de tanto buscar nuestro segundo hijo, logramos quedar embarazados de Luigi completando así nuestra familia. Éste fue un momento especial,  el cual ya conté en algún momento. Me habían detectado trombofilia y tuve que darme todos los días una inyección de heparina para que la gestación marche bien.

Cómo todo iba muy bien en el embarazo, a los cincos meses decidimos sacar pasaje para irnos una vez nacido Luigi que ni siquiera habíamos elegido su nombre para ese entonces. Qué tuvimos en cuenta para hacerlo?

En principio Luigi nacería para el mes de Marzo (y así fue), en primer lugar tuvimos en cuenta la fecha de vacaciones. Debía ser antes de terminar mi licencia por maternidad y a su vez, luego de su segundo cumple mes ya que se aconseja que el bebé viaje al menos con sus dos meses de vida cumplidos y sus primeras vacunas aplicadas correspondientemente.

Por eso elegimos viajar en Junio, verano en La Florida, además los precios eran accesibles y Luigi ya tendría 3 meses para ese entonces.

Tuvimos que llamar a la aerolínea para consultar si se podía comprar un ticket de un pasajero que aún no había nacido y no tenía documento de identidad. No se podía, claramente, pero una vez nacido se compraba el pasaje que no es más que un impuesto y un seguro, dado que el bebé no ocupa asiento y no paga.

Así que, una vez nacido, tuvimos que sacarle su pasaporte lo antes posible y su visa e iniciar el trámite en la aerolínea. Fue todo muy sencillo aunque parezca engorroso.

En seguida unos amigos con los que nos gusta viajar se sumaron a nuestro plan de viaje. Ellos tenían dos pequeños más, Tomi de 2 años y medio y Agus de 6 meses. Así que comenzamos a planificar el itinerario con 4 criaturitas muy pequeñas… sí, sí, una Odisea!

Viajar con otras familias: aciertos y errores

Lo bueno de viajar con otra familia no hace falta aclararlo. Compartir y divertirse son las principales premisas. Que los niños se hagan amigos y jueguen juntos es aún mejor. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertas cuestiones para evitar conflicto.

Alquiler de van
Alquiler de van

Desde un primer momento yo insistía con que alquiláramos dos autos por separado. Que la independencia de cada familia me resultaba necesaria para la buena convivencia.

No me prestaron demasiada atención aunque traté de ser insistente y rentamos finalmente una van. A su vez, la que nos tocó (la alquilamos directamente en el aeropuerto) no tenía todos los asientos isofix. Eso implicó que tuvimos que sentar a los niños donde pudimos y no donde quisimos.

Joaco y Tomi se llevaron a las patadas (por suerte su relación cambió y hoy se quieren mucho). No podíamos evitar que se sienten uno al lado del otro por el tema de las sillas y los isofix, así que cada cinco minutos se escuchaba a uno llorar y quejarse de algo que había hecho el otro.

Por otra parte, un día Tomi levantó 39 grados de temperatura. No nos habíamos dado cuenta que ir en una camioneta con uno de los pequeños enfermo, podía ser un caldo de cultivo para los bebés. Fue algo que no lo habíamos pensado hasta que sucedió. Por suerte Tomi se mejoró y ninguno se contagió. Pero fue un elemento más para darnos cuenta que había sido una pésima decisión alquilar un vehículo para todos.

Y un motivo más para confirmar que aquello había sido un error, es que los tiempos de los niños son inmanejables. Algunos de ellos podían pasar más tiempo en la playa o haciendo compras. Por lo que siempre tuvimos que ir adaptándonos ambas familias, una con la otra.

La idea no es generar un post bajonero, pero si están por viajar con otra familia, les gritaría si fuera necesario para que no cometan la misma locura… cada uno, en su vehículo.

Alquilar auto en Miami

La oferta de autos es increíble y uno siempre está tentado a rentar esos coches que son imposibles de comprar en nuestro país natal. Marcas reconocidas, autos deportivos, automóviles descapotables están en el playón esperando para ser alquilados.

Los vehículos son todos automáticos pero eso no debe preocuparlos si nunca manejaron uno. Es una gran comodidad y son mucho más fáciles de conducir. Y cualquier persona se acostumbra fácilmente a lo que es sencillo, así que no tardarán en hacerlo.

Las rutas y carreteras son de primera y el tránsito es prolijo y se respeta las leyes de vialidad. Los peajes no se abonan en el momento, si no que luego llegan en el resumen de la tarjeta, al menos así hacíamos nosotros.

En cuanto a la forma de cargar nafta es Self Service, pagás, cargás y te vas.

Viaje de compras

Alquilar carro para niños
Alquilar carro para niños

Uno de los objetivos era comprarles la ropa a los niños. Fuimos apenas con una valija la cual llevaba 3 mudas de ropa para cada uno. En nuestro país la vestimenta para pequeños es muy cara así que aprovechamos este viaje para abastecernos un poco con prendas para los chicos.

Las tiendas que mejor nos resultaron para comprar ropa y algunos juguetes han sido Marshalls y Walmart, aunque también visitamos el Dolphin Mall y el Sawgrass Mill.

A mí particularmente no me gustan los shopping así que no soy parámetro de comparación. Algunas cosas que necesitaba las compré por la aplicación Amazon y mandé el envío a los lugares en donde estábamos alojados. Eso me hizo ahorrar mucho tiempo de compras para poder disfrutar más de la playa.

En cuanto a la movilidad de los niños, en casi todas la tiendas ofrecen carros con forma de vehículos, que se alquilan para transportar a los niños.

A su vez, en muchos shopping hay sectores de juegos destinados para ellos.

Sobre el alojamiento

Elegimos un hotel de categoría ubicado en el barrio de Surfside. Esta zona se está poniendo de moda en los últimos años, se caracteriza por la presencia de boutiques elegantes, tiendas de las marcas más célebres de la moda internacional y distinguidos restaurantes.

El hotel era el Grand Beach Hotel Surfside. Sus medidas son dimensionales y su fachada es imponente, sin embargo, tuvimos bastantes problemas.

En primer lugar necesitamos reclamar la cuna varias veces, algo que suele suceder en los hospedajes de todas partes del mundo, más allá que uno sea precavido y realice la reserva con demasiada antelación.

Pero además, se rompió el aire acondicionado de nuestro cuarto. Mandaron gente de mantenimiento luego de insistir con nuestro reclamo. Sin encontrar solución y siendo ya de noche, nos enviaron a un técnico que confirmó que el aire estaba roto. Nos tuvimos que mudar a otra habitación con los niños dormidos en brazos, para ese entonces era de madrugada y hacía casi 30 grados de temperatura.

Son cosas que a uno no le gusta vivir con las criaturas, sobre todo cuando se hace un esfuerzo económico para alojarse en un hotel de categoría.

La piscina y el servicio del sector de la playa termina a las 18 horas. No sé si es algo propio del hotel o de la ciudad de Miami en general.

Resumiendo…

A modo de conclusión nuestro primer viaje a Miami fue algo caótico. La ciudad es muy grande y no pudimos recorrerla de forma completa. Es un viaje que sin dudas, repetiremos en algún momento.

Quizás éste no sea un artículo que sirva para saber en qué zona alojarse, qué tiendas recorrer o qué visitar en la ciudad. Pero nuestro propósito es que sea un post que les permita no cometer nuestros mismos errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *