Miedo a viajar con niños

Aeropuerto

Los miedos están, sólo que aprendimos a ignorarlos un poco.

Las personas nos dicen que es una locura viajar con niños tan pequeños. Que mejor hacerlo cuando crezcan, que ahora no recordarán nada, que es plata tirada y bla, bla, bla. Lo que no nos suelen contar es qué miedos tienen a la hora de viajar con sus hijos. Porque muchos padres no viajan más por temor que por otra cosa.

Con el tiempo entendí que la gente suele esconder sus temores, trata de negarlos y no los exteriorizan. Como yo soy todo lo contrario, recibí por muchos años el mote de “miedosa”. Pero básicamente descubrí que no soy más miedosa que otra persona, sino que comparto y comunico mis temores. Error? aún no lo sé.

Suena débil? Para nada, el primer paso para combatirlos es… ASUMIRLOS.

Asumir los miedos

Es importante saber qué es lo que nos impide viajar, a qué le tememos. Una vez reconocidos y asimilados puede pasarse a la siguiente etapa: la afrontación. Cuando los temores son desafiados pueden ser solucionados.

Por supuesto que los padres estamos llenos de pánicos cuando pensamos en nuestros hijos. Desde que están en la panza prácticamente. Y los viajes no son exentos de ellos.

Planificar viajar con bebés o niños generan muchas dudas y terrores desde el minuto cero. Lo importante es ir encontrando respuestas a las dudas o aprender a sobrellevar los miedos.

Tipos de miedos

Que se enfermen

el temor más común que se enfermen nuestros hijos, estando de viaje. Nuestros seguidores nos contaban en Instagram que los temores más frecuentes están relacionados con las enfermedades. Miedo a que se enfermen es uno de los primeros hashtag. Sentirse lejos de casa y con un bebé enfermo suena aterrador.

Para ese pavor existen coberturas de asistencia al viajero, botiquines de viaje, y una buena consulta al pediatra sobre qué tipo de recaudos hay que tomar a la hora de viajar al país de destino.

No poder alimentarlos como corresponde
En el aeropuerto
En el aeropuerto

Grandes incógnitas aparecen en relación a este tema. Qué tipo de alimentación tiene cada país puede generar una gran preocupación en los padres. Puede que en algunos sea más complicado que en otros es verdad, pero nada es tan catastrófico.

Cuando son bebés nosotros llevamos una papilla que se prepara con leche y que nos ha sabido salvar en varias oportunidades. También llevamos leches aunque una cantidad suficiente como para darnos tiempo los primeros días en conseguir o probar diferentes marcas.

En cuanto a la comida en restaurantes siempre confiamos. Entramos a locales que se ven limpios y con gastronomía de calidad. Además, siempre que podemos, compramos alimentos y cocinamos.

Para los lactantes la alimentación no es un problema si viajan con sus mamis. Simplemente hay que tomarse el tiempo que sea necesario a la hora de amamantar.

Viajar con ellos en avión
Viajando con hijos
Viajando

Sufrirá? Le dolerán los oídos? Dormirá? Miles de interrogantes aparecen cuando pensamos en ello.

Por lo general, los pequeños no sufren. En cuanto a los oídos recomendamos amamantarlos o darles el biberón durante el despegue y aterrizaje. También el chupete es oportuno para estos casos. En niños más grandes se puede dar un chupetín o caramelos para este momento particular del viaje.

En cuanto al descanso, ellos duermen de acuerdo a la hora del vuelo. Si es un viaje nocturno, seguramente dormirán una buena cantidad de horas aunque estén incómodos. Lo mismo en el horario de la siesta.

Y si se portan mal? Hay un gran temor a los berrinches de los niños en el avión tanto de los padres como de los pasajeros. Pero este es un dilema que nace más por la mirada ajena que por otra cosa.

Por supuesto que no queremos molestar a los pasajeros, pero hay que tener en cuenta que hay factores que no manejamos y que, si eso sucede, nadie lo está haciendo a propósito.

Hay que perder un poco el respeto reverencial hacia los otros viajantes. No por irrespetuosos sino porque estamos bien intencionados y si el bebé llora, no hay mucho que podamos hacer. El llanto de bebé es algo que no siempre se puede manejar.

Picadura de insectos: miedo de muchos

Muchos padres piensan o imaginan esa situación. Pero si bien puede llegar a ocurrir, hay productos especiales para ello. Si es aún más grave, en cada destino hay una sala o un médico que puede revisar a nuestro pequeño.

A que no la pasen bien

Los niños con sus padres generalmente están bien. Puede ser que con el transcurso de los días extrañen su casa y sus juguetes, pero de seguro que la pasan súper. En un viaje los niños están con papá y mamá tiempo completo y eso no sucede habitualmente en casa.

Superar los miedos

Muchos de nuestros temores son taras que nos vamos poniendo en el camino y que nos permite postergar, de forma justificada, las decisiones.

Decidir viajar con nuestros hijos es un proyecto hermoso y un miedo que vale la pena afrontar. Cuando los temores comienzan a surgir, hay que empezar a encontrarles las respuestas.

Siempre hay que tomar los recaudos necesarios para no tener imprevistos. Sin embargo, quizás haya que pensar un poquito menos y ser un poco más atrevido.

La cobardía obstruye sueños… los valientes, los vivencian.

One thought on “Miedo a viajar con niños

  1. Soledad says:

    Me gustaría poder relajarme un poco, pero todavía está en mi cabeza el miedo a que se enferme, y estar tan lejos sola con mi bebé. Por lo pronto, prefiero optar por viajes más cercanos, jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *