Río de Janeiro, ciudad maravillosa

Playa de Ipanema - Río de Janeiro

Después de tantos viajes largos decidimos hacer uno que llevara pocas horas de vuelo.

Elegimos Río de Janeiro por su cercanía pero además porque teníamos ganas de conocer una de las ciudades más importantes del mundo. El viaje en avión duró 3 horas. No podemos negar que es una placer cuando dura tan poco.

Después de asesorarnos e indagar sobre la zona para alojarnos, decidimos hacerlo en Ipanema. Como era nuestra primera vez en esta gran urbe, preferimos estar en una lugar céntrico. Copacabana nos acobardaba un poco porque nos decían que era bastante inseguro. Y lugares como Barra de Tijuca, más distanciados, nos quedaba lejos de todos los paseos que queríamos hacer.

IPANEMA

Fuimos sólo 4 días completos. En una escapada de fin de semana. Ipanema es un bonito barrio, con una de las playas más conocidas de la ciudad. La zona del Posto 10 es la más familiar y es muy común ver bebés y niños en dicho balneario. El mar tiene algo de oleaje, por eso también hay surfistas en esta parte.

La calle Farme de Amoedo es un polo gastronómico interesante. Y en la calle Vinícius de Moraes se encuentra el tradicional bar Garota de Ipanema. Si bien no es un lugar barato para comer, es ideal para picar algún marisco y tomar unas cervezas. Estaba ubicado a dos cuadras de nuestro alojamiento. Fuimos un par de veces al caer la tarde cuando salíamos de la playa y aprovechamos para darles de cenar a los pequeños.

Hay todo un temor con respecto a Río De Janeiro. Hay inseguridad, robos, qué sucede con las favelas?…son preguntas que suelen hacerse los turistas antes de viajar.

La mejor recomendación que nos dieron y que nosotros les vamos a dar, es que traten de andar por zonas turísticas y en horarios turísticos. Además tengan cuidado con sus pertenencias en la playa, porque ante un descuido probablemente alguien se las lleve.

CLIMA

De todas formas, nosotros no hemos visto ningún episodio delictivo pero sabemos de gente amiga que no han tenido la misma suerte.

Elegimos el mes de Julio para viajar. Si bien es pleno invierno, el frío no existe.

Hubo bastante nubosidad y todos los días tuvimos temperaturas agradables. No hacía calor agobiante pero nos contaban que en pleno verano el clima puede superar los 40 grados.

QUÉ HACER EN RÍO…

Un día decidimos ir a experimentar las playas de Barra de Tijuca. Esta localidad queda en las afueras y se caracteriza por ser una zona con muchos condominios de lujo. Sus playas son muy lindas y más tranquilas que las de Ipanema. Es ideal alojarse allí si van por más tiempo o si no es la primera vez que visitan Río.

En este viaje relámpago, decidimos no alquilar auto y con mucho menos plata nos manejamos en taxis o Uber. Ambos tienen precios relativamente razonables. No nos animamos a rentar vehículo por miedo de ingresar a una zona insegura sin saberlo.

Cristo Redentor - Río de Janeiro
Cristo Redentor – Río de Janeiro

El ícono principal de esta gran metrópoli es el Cristo Redentor. Teníamos dudas de su accesibilidad para ir con criaturas tan chicas. Pero la verdad es que es un paseo muy apto para ir con niños.

Lo primero que hay que tener en cuenta es la visibilidad del Cristo. Si hay mucha nubosidad subir hasta allí es un fiasco porque realmente no se ve el monumento.

Hay programas online que lo muestran en vivo y en directo pero también, en la misma boletería del lugar desde donde empieza la excursión, hay una cámara que muestra la imagen del Cristo. Ahí mismo uno entiende enseguida si vale la pena subir ese día o no.

Habíamos leído que el paseo que tenía un valor de 50 reales, mi hermana que fue en el mes de Marzo abonó 65 reales por adulto y nosotros pagamos 75 reales!!!!. Así que calculamos que el precio debe variar según la demanda turística.

Subimos en el Tren de Corcovado que dura aproximadamente 20 minutos. Luego tomamos el ascensor (es opcional) y finalmente escaleras mecánicas que dan la sensación de estar paseando entre las nubes.

Sin dudas hay que hacerlo y recomendamos hacerlo con mochila para bebés pero sin carro.

Mirador de la ciudad - Río de Janeiro
Mirador de la ciudad – Río de Janeiro

Un día contratamos un tour privado y la genia de Dafne nos llevó a varios miradores de la ciudad. Pudimos conocer toda la ciudad en poco tiempo; dado que nuestra estadía era muy corta.

En este recorrido visitamos Lapa que es un barrio bohemio, famoso por su vida nocturna. Tiene un destacable acueducto de estilo Romano en donde se reúne la gente que quiere vivir la noche de Río.

También fuimos al barrio Santa Teresa que se encuentra en la cima de una colina, por esto mismo sus calles suelen ser empinadas. Hay hermosas mansiones y el convento que es una de sus principales atracciones.

En esta zona se puede visitar el Parque das Ruinas. Se trata de un centro cultural que se inauguró sobre las ruinas de una antigua casona que refleja la elegancia que supo tener el barrio. Tiene excelentes vistas urbanas.

También dimos una vuelta por el famoso Maracaná, el estadio más grande de Brasil y les compramos unas camisetas de fútbol a los niños.

Más tarde pasamos por la célebre escalera de Seralón y recorrimos parte del centro de la ciudad.

Catedral de Río de Janeiro - Brasil
Catedral de Río de Janeiro – Brasil

Ya terminando el tour nos dirigimos hacia la Catedral conocida con el nombre de Catedral de San Sebastián de Río de Janeiro. Es un impactante edificio moderno, de forma circular y cónica, lleno de vitrales que dejan pasar la luz del sol. En su techo se configura la imagen de una cruz.

Realmente es una construcción muy particular, que vale la pena sin dudas visitarla, no sabíamos que era tan Bella. Además es gratis.

De regreso visitamos las playas de Copacabana, corazón de Río de Janeiro.

Otra de las excursiones típicas es subir al Pan de Azúcar. El día que teníamos previsto ir, (que justamente era el último de las vacaciones) tenía mucha nubosidad y decidimos no hacerla. Se trata de un morro de 400 metros de altura que se accede mediante un teleférico.

Río es hermosa, con una combinación perfecta de mar, morros y laguna que la convierte en la “Ciudad Maravillosa”.

RECAUDO CUANDO VIAJAMOS CON NIÑOS

Algunos padres nos comentan que temen viajar a Brasil con niños. Nosotros fuimos con Joaco de 4 años y Luigi de 1 año y tres meses.

Es importante saber que deben vacunarse contra la fiebre amarilla, siendo ésta una vacuna que puede tener efectos adversos.

Lo primero que deben hacer es consultar con su pediatra, antes de comprar el pasaje y ponerse al tanto sobre qué medidas de salubridad deben tomar. Incluso, si están embarazadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *