Rodados para niños: puntos a tener en cuenta a la hora de viajar

Coche cuna y cubrepies

Una de las incógnitas que nos surgió en cada uno de nuestros viajes fue qué cochecito llevar.

Cuando la opción es una sola, la pregunta no aparece. Pero si hay más de una posibilidad nacen todas las dudas sobre qué conviene más.

Lo primero que hay que tener en cuenta es qué tipo de vacaciones vamos a tener. Si es de recorrida, si vamos a caminar mucho, si alquilamos un auto, si vamos a frecuentar subtes o buses. Por supuesto también tenemos que tener cuenta la edad del niño, sus necesidades (comer y dormir), si es un hijo único o no, cuánto caminan los pequeños, etc.

Un dato importante es que en el aeropuerto el carro no se despacha con las maletas sino en la puerta del avión, minutos antes de embarcar. Esto es una ventaja para estar ese largo rato en el aeropuerto.

Cuando vacacionamos en auto todas las dudas se disipan. En ese caso llevamos siempre el rodado que estamos usando momentáneamente.

Cómo hemos hecho distintos viajes, fuimos probando muchas opciones y aquí les comentamos los pro y contras de cada una de ellas.

Coche cuna

En nuestro primer viaje por España y con Joaco de 8 meses, llevamos el carro que nos había regalado la madrina. Se trataba de un coche cuna con huevito marca Infanti, que lo usamos por años y viajó por varias ciudades del mundo.

En esta ocasión, Y después de pensarlo mucho, decidimos dejar el huevito en casa.

Primero porque poco a poco ya estaba dejando de usarlo y segundo porque no quisimos llevar el carro completo por una cuestión de practicidad.

Plegar el rodado con el nido puesto es imposible mientras estamos paseando. Subir a un subte o incluso al avión, es mucho más complicado si tiene dos piezas por separado.

Por este motivo, emprendimos nuestro viaje debut con el coche sin su correspondiente huevito. Nos resultó muy cómodo para que pueda ir sentado o incluso acostado porque se reclina completamente.

Las ruedas no eran todo terreno y eso lo sentimos en las cuestas españolas. Pero realmente nos fue de gran utilidad, incluso en más de una situación lo usamos como silla a la hora de alimentarlo.

Cuando estamos lejos hay que tener en cuenta que en algunos restaurantes u hoteles no hay sillas de bebé para comer. En este caso, el cochecito es la mejor solución.

La verdad es que los rodados de niños suelen sufrir algún daño durante el vuelo. Hay que tener en cuenta esto porque a veces lo devuelven con alguna pieza rota o doblada.

Unos años más tarde, cuando creíamos que ya no lo usaríamos más, Joaco se las ingenió para sentarse con el hermano en el mismo carro.

Es por esto que lo llevamos a Inglaterra y ambos paseaban juntos. Inclusive se dormían siestas que, si bien no parecían demasiado cómodas, duraban horas.

Paragüitas

Paragüita
Paragüita

Nuestro segundo viaje a Nueva York decidimos llevar el nuevo carro que teníamos. Joaco era más grande, tenía un año y medio y el cochecuna ya no era tan indispensable.

Por eso compramos un paragüitas marca Maclaren que se reclina completamente el respaldo. Sus ruedas eran mucho más fácil de maniobrar así que pasear tantos kilómetros como hicimos en Nueva York, no fue un problema.

De todas formas, es un coche grande, cargarlo y plegado no es algo muy sencilla.

Repetimos el mismo rodado para ir a Punta Cana.

También lo hicimos en nuestro siguiente viaje con destino a La Florida, aunque ya no para Joaco sino para Luigi que tenia 3 meses de edad.

Pensamos que el hermano mayor , con 3 años cumplidos, iba a caminar. Fue un error, tendríamos que haber invertido en un coche de hermanos, algo que dudamos mucho y que decidimos no hacerlo para no gastar plata.

Cabe destacar que en los shopping de Miami suele haber carros para trasladar a los niños con formas de autos o camiones de bomberos. Se alquilan en casi todos los centros comerciales.

Pero fuera de estos lugares, eso no sucede habitualmente. Así que, cuando los niños son chicos, siempre es mejor pensar en algo que los traslade porque la realidad es que caminan poco o nada.

Para Chile llevamos un paragüitas ultra liviano que nos habían regalado los abuelos. Si bien es cómodo para nosotros, éste no se reclina. Por ende, las siestas para los peques son incómodas.

Coche de hermanos

Carro de hermanos
Carro de hermanos

Después de la experiencia de Miami y con vistas al viaje de Italia , decidimos invertir en el coche de hermanos.

Como Joaco ya no era bebé optamos por la opción de la marca Graco en donde él tenía la posibilidad de ir sentado en el banco trasero o parado en la patineta.

Este coche brinda muchas opciones, es lo más cómodo para ellos y también para transportarlos caminando. No así cuando necesita plegarse.

Es muy grande y eso implica que no entre en cualquier baúl de autos. Lo mismo en algunos ascensores chicos o puertas muy angostas. Ni hablar si deben tomarse un transporte público.

Unos amigos nuestros compraron el coche de hermanos en el que va un niño atrás del otro. Pero es una solución para chicos más pequeños porque cuando son más grandes, no se trasladan cómodamente en él.

Plataforma de hermano

Plataforma
Plataforma

También conocida como patineta, es buen mecanismo para que el hermano mayor vaya parado en ella. No obstante es bastante molesto para los padres cuando se trata de pasear muchos kilómetros.

Una cosa es para ir al colegio o hacer mandados cerca de casa, pero para recorrer una ciudad andando no es muy recomendable.

Accesorios

En el mercado existen miles de productos para los rodados de niños. Llevarlos todos puede ser una incomodidad absoluta.

Siempre es mejor pensar llevar lo que puede resultar necesario y lo que no, no duden dejarlo en caso.

Cobertor de lluvia: para nosotros es imprescindible, incluso aunque no llueva. Pero en caso de mal clima es una excelente solución para salir del paso. Lo mismo en situaciones en las hay viento o hace frío.

Mosquitero: sobre todo cuando vamos a lugares en donde hace calor o sabemos que hay que protegerlos de los mosquitos.

Cubrepies: el nuestro lo compramos en España, ya que viajamos en pleno invierno europeo. Es útil para resguardarlos del frío.

Hay otros accesorios que nunca compramos pero que están a la venta, como ser:

Porta paraguas: para cubrirlos del sol.

Porta vaso o mamaderas.

Colchón para cochecito.

Organizadores.

Bandejas.

Barra frontal.

No hay que desesperar ante tanto oferta. Sobre todo, si nos vamos de viaje.

La principal clave para tener en cuenta a la hora de preparar el equipaje, es concentrarnos en lo solemos usar habitualmente.

Llevar muchas cosas puede ser un obstáculo a la hora de emprender un viaje. Así que no es conveniente salir a comprar todo esos artículos.

A veces menos, es más! Esperamos que les hayan servido nuestros consejos.

Nos vemos en el siguiente post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *