Roma: últimos días

Panteón de Roma - Italia

Llegando a Roma

El viaje de Pisa hacia Roma fue el más largo de todos. Duró aproximadamente 4 horas ya que entre ambas ciudades hay una distancia de 348 kilómetros.

Llegamos a la capital italiana cerca del mediodía y fuimos directamente a entregar el auto alquilado en la oficina de rentas. Desde allí nos tomamos un taxi y nos dirigimos hacia el hotel que teníamos reservado.

Alojamiento

Fontana di Trevi - Roma
Fontana di Trevi – Roma

Esta vez nos alojamos en el Hotel Fontana, localizado exactamente frente a la famosa Fontana di Trevi. Lo más lindo de este hospedaje, además de su ubicación, era el pequeño desayunador con vistas a la Fontana. Momento mágico.

La Fontana di Trevi es un monumento escultural, de estilo barroco, en el que siempre hay muchas y muchas personas. Tiene una concurrencia altísima y en cualquier momento del día. Sólo desde la madrugada hasta el alba hay poca gente. Así pudimos verla cada mañana mientras desayunábamos.

Hay un famoso mito que dice que si arrojas una moneda a la fuente, vuelves a Roma. Nosotros tiramos miles, salvo las primeras dos, todas las demás fueron monedas argentinas. A Joaco le encantaba la hazaña, y estando tan cerca nos pedía jalar monedas cada dos por tres.

Últimos días en Roma: itinerario

Los últimos dos días en Roma nos dedicamos a hacer lo que habíamos dejado pendiente de forma adrede.

A 600 metros de nuestro hotel estaba el Panteón Romano, al que fuimos por supuesto, caminando. Este templo se lo conoce también con el nombre de Panteón de Agripa.

La entrada es gratuita pero se exige no entrar con prendas cortas ni con los hombros descubiertos. Recordemos que en muchos lugares religiosos de Italia sucede lo mismo. Pero por lo general, las iglesias suelen prestar túnicas para cubrirse y poder ingresar. De todas formas, recomendamos que tengan en cuenta cómo vestirse si quieren visitar un monumento religioso.

En la calle del Panteón hay muchos artistas callejeros que brindan un show aparte. Todo el contorno es digno de conocer.

A pocos minutos de allí se encuentra la Plaza Navona, de estilo barroco. En ella se hallan fuentes, esculturas y edificios que la hacen hechizante. Muy cerca se encuentra también el Museo de Roma pero hay que tener en cuenta que cierra los días Lunes.

Seguimos caminando hacia la Piazza Campo dei Fiori la cual se destaca por su mercadillo. Sin embargo, durante la noche se convierte en un polo gastronómico importante.

Nos acercamos hasta el Palacio Farnesio, que es la embajada de Francia. Está a la vuelta del Campo dei Fiori y es un imponente edificio del Siglo XVI.

Roma es una mezcla perfecta del pasado y presente. La modernidad convive con la antigüedad y eso se refleja en cualquier calle que uno puede transitar.

Es pequeña por lo que todo puede hacerse a pie. Nosotros pateamos toda la tarde y luego nos pegamos la vuelta hacia el hotel. Siempre lo hicimos con el cochecito de hermano, que si bien es gigante, nos resultaba cómodo para transportar a ambos niños juntos.

Nos aseamos, nos cambiamos y salimos a cenar. Caminamos también de noche por esta hermosa ciudad. En ningún momento tuvimos ni vimos ningún episodio de inseguridad. Realmente íbamos muy tranquilos y confiados paseando con nuestros hijos.

Ciudad Estado del Vaticano - Roma
Ciudad Estado del Vaticano – Roma

Al día siguiente coincidía que era Domingo. Por lo tanto teníamos destinada toda la mañana para ir a la Ciudad Estado del Vaticano.

Sólo quisimos ir a conocer la plaza San Pedro y a esperar el Ángelus del Papa Francisco (dejamos los museos vaticanos y la Basílica De San Pedro para otro viaje). Después de mucho indagar y asesorarnos llegamos a la conclusión que las colas, las escaleras y el tiempo, hacen que sea un paseo un tanto complejo para hacerlo con niños tan pequeños.

Así que con la decisión tomada nos fuimos hasta la plaza San Pedro. El Ángelus es una homilía de 20 minutos que culmina con una bendición general. El papa saluda desde el balcón en varios idiomas y la realiza todos los Domingos a las 12:00 del mediodía siempre que esté en Roma.

Justamente ese día no estaba!!! Después de esperar comenzamos a preguntar a la gente si sabían por qué no salía al balcón. Y así fue que nos enteramos que el Papa estaba visitando Bolonia, ciudad que habíamos conocido unos días antes.

Nos había salido bastante mal toda la planificación porque calculamos de forma adrede estar allí un Domingo pero no nos percatamos que el máximo Pontífice podía estar de viaje. Así que les recomendamos que apunten este consejo y chequeen la agenda del Papa.

Castillo y Puente de Sant'Angelo - Roma
Castillo y Puente de Sant’Angelo – Roma

Con cierta desilusión decidimos almorzar algo allí y nos fuimos caminando para el Castillo de Sant’ Angelo que se alza a orillas del Río Tíber.

Es un monumento romano cuya entrada tiene un valor de 14 euros. El primer Domingo de cada mes se puede ingresar gratuitamente. En su interior tiene partes en donde no es accesible para personas discapacitadas. Los Lunes está cerrado.

Allí le compramos el disfraz de gladiador a Joaco quien se lo puso en el mismo momento y paseó con el atuendo puesto toda la tarde.

La entrada también puede conseguirse a través del Roma Pass que es una tarjeta turística cuyo valor es de casi 40 euros y ofrece el ingreso a las excursiones que están asociadas con dicha tarjeta, diferentes descuentos y boleto para determinados medios de transportes. Tiene una validez de 72 horas y se consiguen en las atracciones turísticas ligadas a la tarjeta.

Después de mucho evaluarlo decidimos no adquirirlas porque uno nunca sabe cómo son y cómo pueden ser los tiempos cuando se viajan con dos niños tan pequeños.

Luego del Castillo, cruzamos el puente Sant’ Angelo que data del Siglo II d. C. y caminamos de regreso mientras recorríamos calles nuevas y rincones que no habíamos visto.

Por la noche salimos a cenar nuevamente para despedirnos de tan hermoso viaje. Al otro día nos esperaba nuestro vuelo hacia Buenos Aires.

El viaje había sido un éxito rotundo. Italia nos había tratado increíble y Roma nos había conquistado.

Sinceramente la habíamos pasado mucho mejor de lo que esperábamos.

One thought on “Roma: últimos días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *