Viajar con niños: tipos de hospedaje

Casa

Entre el sinfín de cosas que tenemos que tener en cuenta cuando viajamos con niños, tales como el tiempo de viaje, el medio de transporte, el clima, entre otros factores, un dato más se suma a la hora de planificar las vacaciones y es el tipo de hospedaje qué elegimos reservar.

De acuerdo a nuestro itinerario y al estilo de viaje que optamos por hacer, definimos el alojamiento en cuestión.

En este artículo le comentamos sobre los distintos tipos de alojamientos, sus beneficios y sus contras y en qué situación les conviene o no elegirlos.

Tipos de alojamientos

Departamento
Departamento

Departamentos: últimamente nos resulta una muy buena opción pero siempre teniendo en cuenta que vamos a estar al menos 2 o 3 días alojados. Cuando se contrata un departamento, por lo general aprovechamos para cocinar adentro lo que implica que tengamos que comprar algunos productos básicos como aceite y sal por ejemplo. Si estamos por un día sólo no vale la pena salir a comprar las provisiones que un departamento requiere, por eso no nos resulta buena elección si es por un noche únicamente.

Las páginas a través de las cuales preferimos contratar la unidad es Booking.com o Airbnb. La primera es bastante clara con la información antes de reservar, pero alguna que otra vez nos sucedió que creíamos que se podía cancelar hasta cierta fecha y luego no era así. Así que estén atentos antes de contratar la reserva. Por otra parte, Airbnb no suele tener inconvenientes pero antes de contratar no marca la dirección exacta sino la zona aproximada en donde se encuentra el departamento. Y eso a veces no nos sirve, dado que tratamos de elegir según la ubicación y la distancia a determinadas atracciones turísticas. Si no tenemos la dirección exacta es difícil planificar el itinerario.

Dato a tener en cuenta: en caso que haya balcón fíjense que tenga protección para niños o cierre hermético y seguros de las puertas o ventanas que conducen al balcón.

Alquiler de casa: por una cosa u otra siempre averiguamos el precio pero pocas veces nos definimos por esta opción. Claramente puede ser una buena elección para veraneos de más de una semana. Las ventajas que tiene este tipo de lugar son las comodidades de una casa, sus dimensiones, muchas de ellas tienen jardín, parrilla y pileta. De todas formas, siempre hay que tener en cuenta su nivel de seguridad tanto de la casa como del barrio en el que está ubicado. Es ideal para familias numerosas o si viajan varias familias. Suele haber una variada oferta en Airbnb, en las inmobiliarias locales o en las páginas de turismo local.

Hotel
Hotel

Hotel: excelente opción cuando estamos alojados por un día. Los  servicios tales como el desayuno, la ropa blanca, el estacionamiento (en algunos hoteles) hace que sea muy práctico para estar alojados poco tiempo. La realidad es que los puntos en contra que tienen es que las habitaciones suelen tener un espacio reducido para los niños, por eso la permanencia en ella es ínfima. Por otra parte no suele haber lugar para poder comer en la habitación, lo que implica que siempre haya que salir a almorzar o cenar afuera.

Solemos hacer la búsqueda por Booking.com y luego nos contactamos directamente en el hotel, porque a veces tienen mejores precios que el ofrecido en el buscador.

Si viajan con niños y ellos toman leche, tengan en cuenta que cuenten con frigobar en la habitación porque no tenerlo, es una pequeña complicación para el viaje.

Bed & breakfast: son establecimientos sencillos con precios moderados. Tal como lo dice su nombre, son lugares para dormir y desayunar. Suelen brindar un ambiente familiar y hogareño y en algunos casos los dueños pueden vivir en el establecimiento. Es una buena alternativa para economizar el viaje.

Apart hotel: son apartamentos con servicios similares a los de un hotel. Para nosotros es ideal cuando viajamos con niños, porque tenemos servicios hoteleros incluidos pero, a su vez, contamos con las ventajas de un departamento. La única contra es que no siempre se encuentra una gran oferta de este tipo de alojamientos.

Cabaña
Cabaña

Cabañas: hay destinos turísticos que son inspiradores para vivirlos en cabañas. Su estructura acogedora suele brindar los elementos básicos que hay en una casa. A su vez, de acuerdo el complejo, pueden brindar servicios comunes tales como piscinas. Es una linda manera de estar alojados, sin embargo, dado que por lo general tienden a una decoración rústica, hay que tener en cuenta el tipo de piso que conduce a la cabaña (por el cochecito) y las escaleras que hay en el lugar porque todo lo encantador que tiene una cabaña puede verse opacado por la incomodidad.

Hostel: son hospedajes en los que se suele compartir el baño y la cocina con otros viajeros. Nosotros los evitamos por estas cuestiones, no creemos que sean muy adecuados para los niños. De todas maneras, son mucho más económicos.

Pensión: suelen ser hospedajes que además del desayuno, brindan el servicio del almuerzo y la cena. Puede ser una buena alternativa cuando se alojan en zonas alejadas de centros turísticos o que no estén cerca de las ofertas gastronómicas.

Resort
Resort

Resort: para quienes buscan relajarse y divertirse a pleno, este tipo de complejo es ideal. Son estructuras grandes con todos los servicios incluidos (all inclusive) y de categoría. Enormes piscinas, sectores destinados al entretenimiento infantil, variedad de restaurantes y bares son algunos de los elementos que pueden encontrar en este tipo de lugar. Son más caros pero, durante la estadía, no se suele sacar la billetera, salvo para propinas.

Camping: son muy elegidos por familias, no es nuestro caso. No estamos acostumbrados a parar en camping. Pero hay familias que lo prefieren no sólo por lo económico sino por el contacto con la naturaleza.

A modo de conclusión

Cada viaje y cada destino puede ser más compatible con tal o cual tipo de alojamiento. Lo primero que tenemos en cuenta a la hora de elegir donde alojarnos, es la ubicación. Hace ya unos años que resignamos comodidad y categoría en pos de una buena localización del alojamiento, en relación a las atracciones turísticas que deseamos visitar. Para nosotros es preferible que nuestro hotel o apartamento tenga una o dos estrellas menos, pero esté ubicado de tal forma que nos permita hacer las excursiones de manera más cómoda, o incluso caminando.

Cada familia es un mundo y cada gusto es especial, pero le damos este tips porque a nosotros nos cambió un montón el tipo de viaje cuando nos empezamos a alojar en lugares estratégicamente bien ubicados. Por eso primero definimos la zona, luego el tipo de alojamiento. Sea cual fuere, nuestro principal consejo que damos es que tengan todo previamente reservado. Cuando viajan con pequeños puede resultar angustiante no encontrar albergues, nos pasó una situación parecida en nuestro paso por Cádiz. Realmente no lo recomendamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *