Verona para padres e hijos

Verona

Salimos de Venecia en el Vaporetto y fuimos hasta el Parking Tronchetto para subirnos al auto y emprender viaje hasta Verona. La distancia es de 120 kilómetros por lo que en una hora y media llegamos al nuevo destino.

Fuimos directo al alojamiento Relais Arena, ubicado en el centro de Verona. Se trata de un edificio precioso, con cochera cubierta (aunque un poco incómoda) y con una excelente localización. El departamento era amplio y con cocina equipada, todo en una planta, fue muy confortable alojarnos allí. Llegamos con todo nuestro equipaje para reorganizarnos ya que habíamos decidido dormir dos noches en ese lugar.

PASEAR POR VERONA CON NIÑOS

Gladiadores-Verona
Gladiadores

A 100 metros del hospedaje se encuentra la Portai dei Borsari, es una puerta de las murallas romanas. Ésta, fue construida en el siglo I d. C y constituye la principal puerta de la ciudad.

Dentro de las principales atracciones turísticas de esta distinguida urbe, se encuentra el Arena de Verona. Es un anfiteatro romano que aún está en funcionamiento. Suele ser escenario de importantes recitales y óperas ya que tiene una destacada acústica. Fue construido en el siglo 1 d. C y se puede ingresar para conocer su interior, nosotros sólo fuimos a conocer su fachada. Allí encontramos lo que tanto veníamos buscando… los gladiadores romanos! Joaco estaba feliz. Alrededor del Arena, hay personas disfrazadas de gladiadores con quienes se pueden tomar fotografías, claramente es a cambio de dinero. Pero la emoción de los chicos, justifica el intercambio.

Es muy lindo todo el entorno. A pocos metros del Arena, se encuentra la Bella Piazza Bra, la más grande de la metrópoli. Está bordeada de cafés y restaurantes. Además de edificios importantes como el Palazzo della Gran Guardia y el Palazzo Barbieri (que es el ayuntamiento de la ciudad).

Casa de Giulietta
Casa de Giulietta

Otra de las excursiones que hicimos y que son típicas de Verona es ir a la casa de Julieta. Es una puesta en escena de la vivienda de la famosa protagonista de William Shakespeare, con elementos reales como el balcón en donde se realizó una de las más famosas escenas del film de Romeo y Julieta. Abre sus puertas a partir de las 8:30 horas, excepto los Lunes que empieza a las 13:30 horas. Nos dimos cuenta que estábamos llegando al lugar por la cantidad de personas que se agolpan en la puerta. La mayoría no ingresa dentro de la casa, sólo toman fotografías de la fachada o del balcón mientras se quedan en el atrio.

Las paredes que conducen hacia el museo están repletas de cartas de amor que van dejando los turistas de todo el mundo. En ella hay muebles propios de la Edad Moderna. La entrada cuesta cerca de los 6 euros. No nos pareció que valiera la pena pagar tanto dinero. Salvo los amantes de Shakespeare, o aquellos con algún interés en particular, con ir hasta el atrio, es más que suficiente.

A pocos metros del museo se encuentra la Piazza Delle Erbe, que es la plaza más antigua de la ciudad. Este hermoso rincón urbano cuenta con importantes edificios tales como el Palazzo del Comune y el Palazzo Maffei. A su vez, está decorada con interesantes estatuas de distintos dioses griegos.

También ahí se encuentra la Torre dei Lamberti. Es una torre medieval que data del Siglo XII. Se puede llegar a lo más alto subiendo escaleras pero también está la alternativa de subir con ascensor. Berchy y Joaco fueron los que llegaron a la cima mientras Luigi y yo los esperamos abajo.

Río Adigio-Verona
Río Adigio-Verona

A 150 metros se accede, cruzando un arco angosto, a la Piazza dei Signori. En ella está la estatua de Dante, autor de la Divina Comedia y se hallan edificios propios del estilo renacentista. Esta plaza se caracteriza por su elegancia y por sus aires aristocráticos. Allí, se puede apreciar también el Archi Scaligere; que son mausoleos de estilo gótico, y el Palacio de gobierno, que es la sede del gobierno actual.

No podemos dejar de mencionar el Duomo de Verona, llamada Catedral Santa Maria Matricolare, la cual fue reconstruida en el siglo XII debido a dos terremotos sufridos, eso explica su emblemático estilo románico. Sin embargo, como ha sufrido varias restauraciones, luce actualmente un sincretismo de estilos.

Un poco más alejado del centro se alza la Basílica de San Zenón donde, según el mito, se casaron Romeo y Julieta.

Tampoco hay que perder la oportunidad de visitar el Puente de Castelvecchio, de origen medieval. Hermoso puente que atraviesa el río Adigio.

Hay un mirador en Verona que se llama el mirador de Castel di San Pietro. Se accede a través de un funicular (una suerte de ferrocarril) que sube hasta el cerro. Cerca de allí se encuentra el teatro Romano. Pueden aprovechar la oportunidad para ir a visitarlo. Nosotros sólo caminamos por debajo, bordeando el río Adigio y cruzando sus puentes.

A TENER EN CUENTA…

Verona es una ciudad impecable y muy elegante, tiene una combinación de colores perfectos, difícil de definir. Los autos que circulan son todos de alta gama. Su población tiene un buen nivel de vida y un acomodado poder adquisitivo. Las atractivas tiendas comerciales venden las marcas más refinadas. El lujo y la riqueza parecen ser características cotidianas.

La mayoría de los paseos turísticos están cerrados los Lunes por la mañana, por eso es importante chequear los horarios antes de programar el itinerario.

Cómo estuvimos dos días completos y nos sobró el tiempo, hicimos algunas compras pendientes, sobre todo una campera para cada uno de los niños ya que nos habíamos quedado cortos con el abrigo.

En cuanto a la comida siempre almorzamos y cenamos en el departamento aprovechando la cocina que tenía el Relais. Pero hay cadenas de pasta rápida que permite salir del paso.

Esos días nos sirvieron de descanso porque más allá de conocer Verona y caminar kilómetros por esta urbe, pudimos descansar un poco del trajín que veníamos arrastrando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *